Nuevas recetas

Residentes de California afectados por la sequía exigen que la empresa Nestlé deje de embotellar agua

Residentes de California afectados por la sequía exigen que la empresa Nestlé deje de embotellar agua


Hay una petición para evitar que Nestlé, con sede en California, continúe embotellando agua en medio de una sequía.

Wikimedia Commons

Mientras todo un estado se está secando, Nestlé continúa embotellando el agua preciosa de California.

Mientras California espera que la nube negra de la sequía se disipe, los legisladores están tomando medidas estrictas, prohibir que los restaurantes sirvan agua a menos que un cliente lo solicite y, más recientemente, colocando una reducción obligatoria de agua del 25 por ciento sanción a los residentes. Más de 135.000 habitantes han firmado una petición cerrar inmediatamente las instalaciones de embotellado de agua de Nestlé.

“Con la gente de California haciendo su parte para conservar el agua, es hora de que Nestlé haga lo correcto y coloque a la gente sobre las ganancias al detener inmediatamente sus operaciones de embotellado de agua en Cabazon, California, y en todo el estado”, explicó Eddie Kurtz, director ejecutivo de Courage Campaign, con sede en California, que lidera la lucha contra Nestlé. "Y si Nestlé no hace lo correcto para proteger el preciado suministro de agua de California, le corresponde a la Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos intervenir y detener este flagrante mal uso del agua durante esta sequía épica".

Según Salon, Nestlé bombea de 2000 a 2500 galones de agua al año, produciendo mil millones de botellas de agua cada año. Nestlé en realidad está exento de las sanciones por agua, según Salon, porque tienen un contrato de 25 años con la Banda Morongo de los indios de la Misión Cahuilla para extraer agua de pozos cercanos y manantiales naturales en las tierras de la reserva. Los residentes dicen: según SF Weekly, que es completamente injusto que estén midiendo cuánta agua es exactamente necesaria para hervir la pasta mientras Nestlé continúa chupando los preciosos manantiales y vendiendo esa agua en botellas de plástico.


Nestlé enfrenta una reacción violenta por la recolección de agua del sur de California afectado por la sequía

GLENDALE (CBSLA.com) y mdash En las montañas de San Bernardino, un intrincado laberinto de tuberías recolecta y canaliza decenas de millones de galones de agua cada año, que es la fuente original de Nestlé & # 8217s Arrowhead Water.

Larry Lawrence, quien administra el manantial de Nestlé Waters, dijo que es una fuente que fluye naturalmente. No bombean nada, extraen nada. Simplemente fluye naturalmente.

El agua de manantial se acumula en un túnel y se mueve cuesta abajo a través de una tubería. En la parte inferior, los camiones cisterna lo cargan y lo transportan a una planta cercana, donde se embotella el agua.

Según Beverage Marketing Co., el negocio del agua está en auge y las ventas de agua embotellada aumentaron un 9 por ciento durante el último año. La tendencia ha llevado a Nestlé a buscar nuevas fuentes para satisfacer la demanda de los clientes.

De las 40 fuentes de agua actuales de la compañía en todo el país, 11 se encuentran en California, que está lidiando con una sequía a largo plazo.

& # 8220Cada galón de agua que se saca del sistema natural para el agua embotellada es un galón de agua que & # 8217t fluye por un arroyo que no & # 8217t apoya un ecosistema natural & # 8221, dijo Peter Gleick, autor de & # 8220 Embotellado y vendido. & # 8221

Nestlé, cuya sede se encuentra en Glendale, ha enfrentado protestas por su recolección de agua en California debido a la sequía y al hecho de que el sitio está en terrenos públicos.

Si bien la compañía toma alrededor de 30 millones de galones cada año, paga solo $ 524 al Servicio Forestal de los EE. UU. Por el permiso.

& # 8220Creo que es & # 8217 justo decir que en este caso, nuestras agencias públicas han dejado caer la pelota & # 8221 Gleick.

El Servicio Forestal ahora está revisando el permiso de Nestlé # 8217 por primera vez en 30 años. La agencia rechazó una solicitud de entrevista.

Nelson Switzer, director de sostenibilidad de Nestlé & # 8217s Waters & # 8217, dijo que es justo que Nestlé gane dinero con el agua.

& # 8220 Desde el punto de vista de la percepción, entiendo por qué la gente hace esa pregunta. Pero el agua no le pertenece a nadie & # 8221, dijo Switzer, quien enfatizó que Nestlé se toma muy en serio su responsabilidad como administrador del agua.

& # 8220La sostenibilidad del suministro es primordial y si nuestras actividades comprometieran la sostenibilidad de ese suministro, dejaríamos de operar. Espero que la gente recuerde que el agua en sí es un negocio renovable ”, explicó. & # 8220 Siempre que se gestione correctamente, ese sistema será renovable para siempre. & # 8221


Por qué la historia de amor de EE. UU. Con el agua embotellada debe terminar

Esta primavera, cuando California se marchitó en su cuarto año de sequía y se promulgaron restricciones obligatorias de agua por primera vez en la historia del estado, se publicó una noticia que revela que Nestlé Waters North America estaba explotando manantiales en el Bosque Nacional San Bernardino en el sur de California usando un permiso que expiró hace 27 años.

Y cuando se le preguntó al director ejecutivo de la empresa, Tim Brown, en un programa de radio si Nestlé dejaría de embotellar agua en el Estado Dorado, respondió: “Absolutamente no. De hecho, si pudiera aumentarlo, lo haría ". Esto se debe a que el agua embotellada es un gran negocio, incluso en un país donde la mayoría de la gente tiene agua potable limpia y segura disponible de forma fácil y económica. (Aunque debe tenerse en cuenta que Starbucks acordó dejar de abastecerse y fabricar su agua de marca Ethos en California después de ser avergonzada por la sequía).

Las ganancias obtenidas por la industria son para gran disgusto de organizaciones sin fines de lucro como Corporate Accountability International (CAI), un organismo de control corporativo, y Food and Water Watch (FWW), un grupo de defensa del consumidor, los cuales han emprendido campañas contra la industria del agua embotellada para años. Pero representantes de ambas organizaciones dicen que han ganado peleas clave contra la industria en los últimos 10 años y han ayudado a cambiar la conciencia de la gente sobre el tema.

Una batalla de números

En 2014, las empresas de agua embotellada gastaron más de $ 84 millones en publicidad para competir entre sí y convencer a los consumidores de que el agua embotellada es más saludable que los refrescos y más segura que el grifo. Y parece estar dando sus frutos: los estadounidenses tienen un amor cada vez mayor por el agua embotellada, en particular las botellas de un solo uso del tamaño de medio litro que son omnipresentes en todos los puestos de caja y en todas las máquinas expendedoras. Según Beverage Marketing Corporation (BMC), una firma de consultoría y datos, en los últimos 14 años el consumo de agua embotellada en los EE. UU. Ha aumentado de manera constante, con la única excepción de una caída rápida durante la recesión de 2008-2009.

En 2000, cada uno de los estadounidenses bebió un promedio de 23 galones de agua embotellada. Para 2014, ese número llegó a 34 galones por persona. Eso se traduce en 10,7 mil millones de galones para el mercado estadounidense y ventas de $ 13 mil millones el año pasado. Al mismo tiempo, el consumo de refrescos está cayendo y, para 2017, las ventas de agua embotellada pueden superar a las de refrescos por primera vez.

Pero también hay indicios de que los consumidores más conscientes del medio ambiente llevan botellas reutilizables para rellenar con el grifo. Una encuesta de Harris en 2010 encontró que el 23 por ciento de los encuestados cambiaron el agua embotellada al grifo (el número fue ligeramente mayor durante la recesión de 2009). Las botellas reutilizables ahora son elegantes y están disponibles en innumerables diseños y estilos. Y una historia del Wall Street Journal rastreó adquisiciones recientes en la industria de las botellas reutilizables que también indican un gran crecimiento, aunque probablemente no lo suficiente como para hacer mella en las ganancias de los gigantes embotelladores como Nestlé, Coke y Pepsi.

Por qué la lucha por el agua embotellada

“El factor más importante en el crecimiento del agua embotellada es la mayor demanda de los consumidores de refrescos más saludables”, dice el director gerente de investigación de BMC, Gary A. Hemphill. "La conveniencia del empaque y los precios agresivos han sido factores contribuyentes".

Sin embargo, esa conveniencia tiene un costo ambiental. El Pacific Institute, una organización de investigación sin fines de lucro, descubrió que se necesitó el equivalente a 17 millones de barriles de petróleo para fabricar todas las botellas de agua de plástico que los estadounidenses sedientos bebieron en 2006, lo suficiente para mantener a un millón de autos en las carreteras durante un año. Y esta es solo la energía para hacer las botellas, no la energía que se necesita para llevarlas a la tienda, mantenerlas frías o enviar las botellas vacías a plantas de reciclaje o vertederos.

De los miles de millones de botellas de agua de plástico que se venden cada año, la mayoría no terminan siendo recicladas. Esas botellas de una sola porción, también conocidas como botellas de PET (tereftalato de polietileno) debido al tipo de resina con la que están hechas, se reciclan a una tasa de aproximadamente el 31 por ciento en los EE. UU. El otro 69 por ciento termina en los vertederos o como basura .

Y aunque reciclarlos es definitivamente una mejor opción que tirarlos, también tiene un costo. Stiv Wilson, director de campañas del Proyecto Story of Stuff, dice que la mayoría de las botellas de PET que se reciclan terminan, no como nuevas botellas de plástico, sino como textiles, como la ropa. Y cuando lavas ropa sintética, los microplásticos terminan por el desagüe y regresan a las vías fluviales. Estos diminutos fragmentos de plástico son peligrosos para la vida silvestre, especialmente en los océanos.

“Si comienza con un material malo, reciclarlo será un material igualmente malo”, dice Wilson. "Está cambiando su forma, pero sus implicaciones ambientales son las mismas". Las botellas de PET son parte de una creciente epidemia de desechos plásticos que se prevé que empeore. Un estudio reciente encontró que para el 2050, el 99 por ciento de las aves marinas consumirán plástico.

“Notamos en todos los datos que la cantidad de plástico en el medio ambiente está creciendo exponencialmente”, dice Wilson. “Lo estamos exportando a lugares que no pueden lidiar con él, lo estamos quemando con dioxinas en el aire. Toda la cadena de custodia es mala para el medio ambiente, los animales y los seres humanos que se ocupan de ella. Cuanto más produce, peor se pone. El problema crece ".

Incluso en tierra, las botellas de agua de plástico son un problema, y ​​en algunas de nuestras áreas naturales más hermosas, como ha demostrado una controversia reciente sobre el agua embotellada en los Parques Nacionales. Según Empleados Públicos por la Responsabilidad Ambiental (PEER), más de 20 parques nacionales han prohibido la venta de botellas de agua de plástico, informando que las botellas de plástico promedian casi un tercio de los desechos sólidos que los parques deben pagar (con dinero de los contribuyentes) para que se eliminen.

Después de que el Parque Nacional Zion en Utah prohibiera la venta de botellas de agua de plástico, el parque vio cómo las ventas de botellas reutilizables aumentaron un 78 por ciento y mantuvo 60,000 botellas (o 5,000 libras de plástico) al año fuera del flujo de desechos. El parque también hizo un esfuerzo concertado para proporcionar estaciones de llenado de botellas en todo el parque para que hubiera una amplia oportunidad de rellenar botellas reutilizables.

Puede que haya más parques con prohibiciones, pero 200 embotelladores de agua respaldados por la Asociación Internacional de Agua Embotellada han luchado para oponerse a las medidas de los parques para reducir la venta de botellas de agua de plástico desechables. El grupo no estaba muy contento cuando el director del Servicio de Parques Nacionales, Jon Jarvis, escribió que los parques "deben ser un ejemplo visible de sostenibilidad", y dijo en 2011 que las más de 400 entidades del Servicio de Parques Nacionales podrían prohibir la venta de botellas de plástico si cumplen estrictos requisitos para poner agua potable a disposición de los visitantes.

Los funcionarios del parque sostienen que los botes de basura están llenos de botellas en algunos parques. La industria del embotellado afirma que las personas son más propensas a elegir bebidas azucaradas, como las gaseosas, si no tienen acceso a agua embotellada. La alianza de la industria del agua embotellada utilizó su fuerza de Washington para agregar un anexo a un proyecto de ley de asignaciones en julio que habría impedido que los parques restringieran las ventas de agua embotellada. El proyecto de ley no se aprobó por otras razones, pero es probable que no sea la última vez que el ciclista aparezca en la legislación.

Marea cambiante

Los embotelladores pueden estar ganando mucho dinero, pero los activistas también han obtenido su propia parte de victorias. "Cuando comenzamos, realmente nadie estaba desafiando el marketing engañoso que la industria del agua embotellada estaba dando al público", dijo John Stewart, subdirector de campaña de CAI, que comenzó a hacer campaña contra el agua embotellada en 2004. "Usted había no hay información disponible para los consumidores sobre las fuentes de embotellado y había comunidades cuyos suministros de agua estaban siendo amenazados por empresas como Nestlé con total impunidad ”.

Si compra el marketing, parecería que la mayor parte del agua embotellada proviene de manantiales de montaña vírgenes junto a picos nevados. Pero en realidad, aproximadamente la mitad de toda el agua embotellada, incluidas Aquafina de Pepsi y Dasani de Coca-Cola, proviene de fuentes municipales que luego se purifican o se tratan de alguna manera. Los activistas lucharon para que las empresas etiquetaran la fuente de su agua y tuvieron éxito con dos de las tres principales: Pepsi y Nestlé. “También obtuvimos historias de los medios nacionales que pusieron de relieve el hecho de que las empresas embotelladoras estaban tomando nuestra agua del grifo y vendiéndola a miles de veces el precio”, dijo Stewart. "La gente finalmente comenzó a ver que los estaban engañando".

Cuando las empresas no están embotellando de fuentes municipales, el agua es principalmente agua de manantial extraída de áreas silvestres, como el embotellado Nestlé en el Bosque Nacional San Bernardino, o comunidades rurales. Algunas comunidades preocupadas por las extracciones industriales de agua subterránea han luchado contra los embotelladores de agua de manantial; la más grande es Nestlé, que posee docenas de marcas regionales como Arrowhead, Calistoga, Deer Park, Ice Mountain y Poland Spring. Las coaliciones han ayudado a apoyar a las comunidades en victorias en Maine, Michigan y California (entre otras áreas) en luchas contra Nestlé.

Uno de los más grandes fue en McCloud, California, que se encuentra a la sombra del nevado Mount Shasta, y en realidad se parece a la etiqueta de tantas botellas. Los residentes de McCloud lucharon durante seis años contra el plan de Nestlé para una planta embotelladora de agua que primero tenía la intención de extraer 200 millones de galones de agua al año de un manantial local. Nestlé finalmente descartó sus planes y abandonó la ciudad, pero terminó dirigiéndose 200 millas por la carretera hacia la ciudad de Sacramento, donde consiguió un trato excelente en el suministro de agua municipal de la ciudad.

CAI y FWW también han trabajado con estudiantes universitarios. Cerca de un centenar han tomado alguna medida, dice Stewart. “No todas las escuelas han podido prohibir la venta de agua embotellada en el campus, pero hemos ideado otras estrategias como aprobar resoluciones de que los fondos del gobierno estudiantil no se pueden usar para comprar agua embotellada o aumentar la disponibilidad de agua del grifo en campus o ayudando a modernizar las fuentes de agua para que pueda volver a llenar su botella reutilizable ”, dice Emily Wurth, directora del programa de agua de FWW.

También se han producido cambios a nivel municipal. En 2007, San Francisco encabezó la acusación al prohibir a la ciudad gastar dinero en agua embotellada para sus oficinas. En la Conferencia de Alcaldes de 2010, el 72 por ciento de los alcaldes dijeron que habían considerado “eliminar o reducir las compras de agua embotellada dentro de las instalaciones de la ciudad” y nueve alcaldes ya habían adoptado una propuesta de prohibición. En 2015, San Francisco aprobó una ley (que se implementará gradualmente durante cuatro años) que prohibirá la venta de agua embotellada en propiedades de la ciudad.

Estas victorias, dicen los activistas, son parte de una lucha mucho más grande, más grande que la propia industria del agua embotellada. “Estamos cambiando para luchar un poco más contra la privatización total del agua”, dice Stewart. Dice que los partidarios que se han unido a coaliciones para luchar contra el agua embotellada "comprenden profundamente la naturaleza problemática del agua con fines de lucro y la mercantilización del agua" que trasciende del agua embotellada al control privado de los sistemas de alcantarillado y energía municipales.

Actualmente, la gran mayoría (90 por ciento) de los sistemas de agua en los EE. UU. Son administrados públicamente, pero las ciudades y pueblos con problemas de liquidez también son objetivos de las empresas multinacionales de agua, dice Stewart. La situación se agrava debido a la escasez masiva de fondos federales que solían ayudar a mantener el agua municipal y ahora generalmente se recorta durante las crisis presupuestarias federales.

"Las ciudades están tan desesperadas que no piensan en las implicaciones a largo plazo de los recortes de empleo, los aumentos de tarifas, la pérdida de control sobre la calidad del agua y cualquier tipo de responsabilidad en lo que respecta a cómo se gestiona el sistema", dice Stewart. . "Necesitamos poner todas las miradas en nuestros sistemas públicos de agua, la infraestructura envejecida y nuestros servicios públicos en general que están amenazados por la privatización".


Supervisión ancestral

Se requiere que Nestlé presente informes sobre el uso del agua en el parque, pero el Servicio Forestal no ha seguido de cerca la cantidad de agua que realmente se está extrayendo del arroyo. Cuando la tubería se instaló por primera vez alrededor de 1906, no se realizó una evaluación de impacto ambiental y el servicio moderno no ha realizado un estudio para medir el impacto de la tubería en la vida silvestre nativa desde entonces.

Si no sabemos cuánta agua se necesita para mantener un ecosistema saludable, ¿cómo podemos justificar permitir que 705 millones de galones de agua se canalicen en botellas anualmente? (Especialmente en medio de una sequía grave y especialmente ¡Porque no necesitamos más agua embotellada o botellas de plástico!)

Esencialmente, Nestlé está bombeando millones de galones de agua pública de un área afectada por la sequía y revendiéndola en forma de botellas a los consumidores. Sí, esto es tan ridículo como suena.

Embotellar agua es un negocio increíblemente insostenible, y si nadie (aparte de las personas que se benefician) está controlando la cantidad de agua que se extrae de los ecosistemas delicados, entonces nos estamos preparando para el desastre.


¿Por qué no deja de embotellar agua en California?

Porque la gente necesita beber agua. El agua que utilizamos para fabricar nuestros productos no se desperdicia. Se utiliza de forma eficiente y eficaz, y se embotella para que se pueda beber como parte de una dieta saludable. Cuando las personas están en movimiento en un lugar donde no hay agua del grifo disponible, el agua embotellada es una bebida saludable y conveniente, una alternativa a las bebidas azucaradas.

¿Cuánta agua extrae en California?

Menos del 0,008% del total. Casi 50 mil millones de metros cúbicos (13 billones de galones) de agua se utilizan en California cada año. Nestlé utiliza menos de 4 millones de metros cúbicos (mil millones de galones) en todas sus operaciones. Operamos cinco plantas de agua embotellada (de 108 en el estado) y cuatro plantas de alimentos. Nuestras plantas de agua embotellada utilizan alrededor de 2,66 millones de metros cúbicos (705 millones de galones) de agua al año.

¿Cuál es la reacción de Nestlé a las afirmaciones de Story of Stuff sobre su uso del agua?

Nestlé Waters se toma muy en serio la gestión del agua y nuestros administradores de recursos naturales monitorean de manera regular y constante nuestras fuentes de manantiales para lograr la sostenibilidad a largo plazo. La marca Arrowhead de Nestlé Waters se obtiene de manantiales en Strawberry Canyon durante más de 100 años. Nuestra operación continua durante ese período de tiempo muestra nuestro largo historial de gestión sostenible de los recursos hídricos en el área.

Nestlé Waters cumple con todos los requisitos de informes y continúa informando su uso de agua de este manantial a la Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos, que fue de 25 millones de galones en 2014. Nestlé Waters tiene un derecho de agua senior a Arrowhead Springs que está establecido bajo la ley de California . Este derecho de agua de alto nivel se ha utilizado continuamente desde fines del siglo XIX y es anterior a la creación del Bosque Nacional San Bernardino.

Pero, ¿por qué deberían continuar sus operaciones cuando se les pide a las personas que viven en el estado que ahorren agua?

Cerrar nuestras operaciones o reducir la cantidad de agua que extraemos de manera significativa no solucionará la sequía. Si Nestlé cerrara todas sus plantas en California, los ahorros anuales resultantes serían menos del 0.3% del total. El gobernador dice que el estado necesita que los usuarios residenciales y públicos ahorren.

Más importante aún, al producir alimentos y bebidas en California, estamos creando valor para California. Empleamos a más de 7,000 personas en el estado. Nuestras instalaciones de fabricación y nuestros proveedores en el estado están contribuyendo a la economía de California.

Entonces, ¿por qué no reducir la cantidad de agua que usa?

Estamos trabajando en esto. El agua es un recurso precioso, no solo en tiempos de sequía. Queremos aprovechar el progreso que hemos logrado en los últimos años para garantizar que nuestras plantas en California sean las mejores en su clase en cuanto a eficiencia del agua dentro de sus categorías de productos. Nestlé lleva mucho tiempo comprometido con la sostenibilidad. Nuestro éxito a largo plazo depende de garantizar que nuestra cadena de suministro agrícola, nuestras operaciones de embotellado y nuestras instalaciones de fabricación sean sostenibles.

Entonces, ¿intentarás hacer que tus plantas sean más eficientes?

sí. Siempre estamos buscando formas de ahorrar agua en nuestras operaciones y monitoreando su impacto en las fuentes de agua locales. La administración del agua es un pilar clave de nuestro negocio. Hemos asumido cinco compromisos públicos sobre el agua y puede seguir nuestro progreso para cumplirlos en nuestro informe Nestlé en la sociedad (pdf 8Mb) que se publica cada año.

¿Qué harás específicamente en California?

Estamos en conversaciones con expertos del Instituto de Recursos Mundiales para ver cómo podemos intensificar aún más nuestros esfuerzos para ahorrar agua. Implementaremos el Estándar Internacional de Administración del Agua de la Alianza para la Administración del Agua en todas nuestras operaciones de California dentro de dos años. Tendremos más que decir sobre esta y otras iniciativas en las próximas semanas. También trabajaremos con nuestros proveedores, asegurándonos de que utilicen el agua de la manera más eficiente posible.

¿El agua embotellada en áreas afectadas por la sequía contradice su afirmación de que Nestlé respeta el derecho humano al agua?

Ninguna de nuestras instalaciones de fabricación o embotelladoras, incluidas las ubicadas en áreas afectadas por la sequía, interfiere con el derecho humano al agua.

¿Nestlé Waters North America ha estado operando ilegalmente sin un permiso válido en el Bosque Nacional San Bernardino?

No. Entendemos que nuestro permiso es uno de los cientos que esperan ser renovados por el Servicio Forestal de los Estados Unidos (USFS). El USFS ha informado repetidamente a Nestlé Waters North America (NWNA) que podemos continuar legalmente nuestras operaciones en espera de la reemisión de nuestro permiso y que las disposiciones de nuestro permiso existente todavía están vigentes hasta la fecha de vigencia de un nuevo permiso. NWNA ha seguido recibiendo y pagando facturas del USFS por la tarifa anual del permiso, como lo hemos hecho desde que se emitió por primera vez. También continuamos informando nuestro uso de agua del manantial a la Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos.

¿Cuál es el estado del permiso, se renovará?

En una carta a Nestlé Waters North America fechada el 7 de abril de 2015, la Oficina del Asesor General del Departamento de Agricultura de EE. UU. Declaró que: “En el ínterin, hasta que el Servicio Forestal de EE. UU. Emita una decisión sobre la solicitud de permiso de Nestlé, el permiso enmendado actual permanece en pleno vigor y efecto de acuerdo con sus términos, incluidas aquellas disposiciones que requieren el cumplimiento de todas las leyes, reglamentos y órdenes estatales y locales pertinentes ". El Servicio Forestal de los Estados Unidos es responsable de volver a emitir el permiso de uso especial, que cubre la operación de nuestro oleoducto.

¿Tiene la NWNA el derecho legal de recolectar agua de manantial del Bosque Nacional San Bernardino?

sí. Arrowhead ha registrado válidamente los derechos de agua y ha demostrado el uso continuo de esos derechos desde finales del siglo XIX. En California, los derechos de agua "anteriores a 1914" son, por ley, derechos válidos. De hecho, estos derechos de agua son anteriores a la creación del Bosque Nacional San Bernardino.

Nestlé ha obtenido y cumplido consistentemente con todos los permisos de uso especial del Servicio Forestal de los Estados Unidos (USFS) relacionados con el acceso de sus tuberías a las fuentes de agua de manantial.

¿Cuánta agua está sacando del Bosque Nacional?

En 2014, usamos 95 millones de litros (25 millones de galones) de agua, lo que representa menos del 10% del flujo medido por el medidor de monitoreo del Servicio Geológico de EE. UU. Ubicado en la base de dos cañones: Strawberry Canyon, donde se encuentran nuestros manantiales, y el vecino Cañón Coldwater.

¿Eso está afectando negativamente al Bosque Nacional?

No. Para asegurarnos de que nuestro uso de agua subterránea no sea más de lo que es naturalmente sostenible, solo usamos agua que fluye naturalmente a la superficie de nuestro sitio de manantial Arrowhead en Strawberry Canyon. Monitoreamos regularmente los flujos de agua de manantial y las condiciones ambientales en este sitio, lo que muestra que el hábitat del bosque en este cañón y el cañón vecino está sano y se está recuperando de los devastadores incendios forestales de 2003.

¿Cuál es su reacción ante la demanda contra el Servicio Forestal de los Estados Unidos (USFS), que menciona a su empresa?

No somos parte de esta demanda. Sin embargo, nuestro permiso para el oleoducto permanece en pleno vigor y efecto bajo la Ley de Procedimiento Administrativo federal. Estamos trabajando diligentemente con el USFS en la renovación del permiso. Lo mejor para todas las partes es hacer avanzar el proceso. Continuaremos cumpliendo con todas las leyes y regulaciones pertinentes, ya sean federales, estatales o locales en lo que se refiere a nuestras operaciones.

¿Cuánta agua utiliza la planta embotelladora de Cabazon?

Nuestro acuerdo operativo con Morongo Band of Mission Indians, que es propietaria del agua que usamos para abastecer nuestra operación en Cabazon, limita lo que podemos informar públicamente sobre nuestra operación allí.

Entonces, ¿cómo podemos estar seguros de que sus extracciones de agua no están dañando los niveles de agua subterránea alrededor de la instalación?

La Tribu y nuestra empresa comparten el compromiso de garantizar que este suministro de agua subterránea se gestione de forma sostenible a largo plazo. Tenemos reuniones periódicas con los funcionarios tribales del agua y un experto externo neutral de una agencia regional del agua del sur de California para discutir las condiciones locales y los esfuerzos de conservación del agua.

¿Qué está haciendo para garantizar la viabilidad a largo plazo de la fuente de agua en Cabazon?

La planta de Cabazon tiene la certificación LEED “Silver” y utiliza equipos y procedimientos que limitan la pérdida de agua durante la producción, incluida la recuperación de agua para el uso de la planta. En 2014, completamos una mejora en Cabazon que se proyecta para ahorrar 5.3 millones de litros (1.4 millones de galones) de agua al año. Monitoreamos constantemente los niveles de agua subterránea en este sitio, lo que nos permite identificar cualquier riesgo potencial y tomar medidas rápidas para evitar impactos negativos en el acuífero local. Tenemos un sistema implementado en esta instalación que incluye la reducción de retiros dependiendo de las condiciones en el sitio del manantial. Nuestro monitoreo muestra que nuestros esfuerzos de mitigación han sido efectivos.

¿Está pagando un precio justo por el agua que usa en Sacramento?

Nuestra instalación de Sacramento es un cliente de la ciudad de Sacramento al igual que cualquier otra empresa industrial o fabricante de medidores y todos pagamos la misma tarifa por el agua. Cumplimos con todos los requisitos de informes para nuestro uso del agua en la ciudad de Sacramento, y voluntariamente hacemos pública la cantidad de agua que usamos.

¿Pero su operación no representa una carga para el suministro de agua municipal de Sacramento?

No. Nestlé Waters North America utiliza una fracción del 1% (0,0016%) de la demanda total de agua dentro de la ciudad de Sacramento.

Pero, ¿qué pasa con los residentes locales que quieren que cierre la planta?

Damos la bienvenida al diálogo abierto sobre nuestras actividades en todas las comunidades en las que operamos, incluida Sacramento, y nos complace abordar las preguntas o inquietudes de la comunidad. Estamos firmemente comprometidos con la gestión responsable del agua y compartimos plenamente las preocupaciones sobre la disponibilidad de agua, especialmente en épocas de sequía.


La sequía vuelve a los californianos en contra de las empresas embotelladoras de agua

Una sequía histórica está obligando a un ranchero de Sanger, California a adelgazar su oído de horces.

A medida que los residentes de California se ven obligados a reducir el uso de agua, algunos están indignados de que a las empresas que embotellan agua allí no se les pida que hagan lo mismo.

Han convertido en chivo expiatorio de grandes nombres como Nestlé, que opera cinco plantas embotelladoras de agua en California. Decenas de activistas protestaron frente a dos de las plantas la semana pasada y las peticiones en línea han obtenido miles de firmas que exigen que Nestlé detenga sus operaciones de embotellado.

De hecho, hay 110 plantas embotelladoras de agua en el estado. Además de Nestlé, otras grandes embotelladoras incluyen Pepsi, que embotella Aquafina Coca-Cola, que embotella Dasani y Crystal Geyser.

Pero la cuestión es que la cantidad de agua embotellada en California es una pequeña fracción de lo que usa todo el estado.

& # 8220Es & # 8217 es una cantidad bastante pequeña & # 8221, dijo Tim Moran, portavoz de la Junta de Control de Recursos Hídricos del estado. El estado no rastrea realmente cuánta agua se embotella allí.

La Asociación Internacional de Agua Embotellada dice que en California se embotellan anualmente alrededor de 3,1 mil millones de galones de agua. Nestlé, por ejemplo, usa 725 millones de galones de agua anualmente en sus plantas embotelladoras de California.

Pero ese volumen se ve empequeñecido por los 4 billones de galones (con & # 8220t, & # 8221) que utilizan los residentes cada año.

Esas cifras no incluyen a los mayores usuarios de California: los agricultores. El uso agrícola representa alrededor del 80 por ciento anual.

Aún así, la gente está enojada porque las empresas continúan embotellando agua durante el cuarto año de sequía, ganando dinero con ello. Mientras tanto, el gobernador ha impuesto restricciones obligatorias de agua a los residentes por primera vez en la historia del estado. Los distritos de agua deben reducir la cantidad que usan los clientes en un promedio del 25 por ciento o enfrentar multas. Eso significa que los californianos deben dejar de regar sus céspedes.

Nestlé dijo que ganó & # 8217t dejar de embotellar agua en California porque, principalmente, & # 8220 la gente necesita beber agua & # 8221.

La Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos está de acuerdo.

"Hemos determinado que el agua embotellada sirve para un buen uso, especialmente en áreas afectadas por la sequía, donde los pozos de la gente se han secado", dijo la portavoz Miryam Barajas.

Si bien la junta implementa regulaciones sobre los residentes, no regula las compañías de agua embotellada, que recolectan agua superficial, bombean agua del suelo o compran agua a proveedores locales. En algunas áreas, los embotelladores no necesitan ningún tipo de aprobación para utilizar agua subterránea.

Nestlé, al igual que Pepsi y Coke, dicen que están conservando agua al hacer que sus plantas sean más eficientes.

Starbucks se inclinó ante la presión pública y dijo que dejaría de producir su agua embotellada Ethos en el estado. Va a trasladar esas operaciones a Pensilvania en los próximos seis meses.

Incluso si todas las empresas embotelladoras se mudaran, eso no resolvería la sequía.

Pero eso no significa que no tendrá un impacto a nivel local, dijo Peter Gleick, presidente del grupo de expertos ambientales llamado Pacific Institute.

& # 8220 Estamos & # 8217 en una sequía realmente mala, & # 8221 dijo, & # 8220 y es & # 8217 razonable echar un vistazo a todos los usos del agua & # 8221.


Walmart and Nestle Pillaging California’s Water Supply For Profit

By Claire Bernish
In the midst of an exceptional drought in California, Nestle is not only refusing to stop bottling water, but if the head of the company had his way, production would increase.
Nestle Waters North America CEO Tim Brown has decided to put profit over people in the face of devastatingly arid conditions that have caused one water company to begin rationing its supply. Starbucks has already halted its bottling in the state, but when Brown was asked in a radio interview if Nestle would follow suit, well, his reply says it all: Absolutely not. In fact, if I could increase it, I would. The fact is, if I stop bottling water tomorrow, people would buy another brand of bottled water. People need to hydrate. As the second largest bottler in the state, we’re filling a role many others are filling. It’s driven by consumer demand it’s driven by an on-the-go society that needs to hydrate. Frankly, we’re very happy they are doing it in a healthier way.


CENSORED NEWS



The outrage over the bottling of California water by Nestlé, Walmart and other big corporations during a record drought has become viral on social media and national and international media websites over the past couple of months.

On May 20, people from across the state converged on two Nestlé bottling plants - one in Sacramento and the other in Los Angeles - demanding that the Swiss-based Nestlé corporation halt its bottling operations during the state's record drought.

Wednesday's protest, led by the California-based Courage Campaign, was the third in Sacramento over the past year. The first two protests were "shut downs" this March and last October organized by the Crunch Nestlé Alliance. For my report on the March protest, go to: http://www.truth-out.org/speakout/item/29947-activists-shut-down-nestle-water-bottling-plant-in-sacramento .

For over an hour Wednesday, over 50 protesters held signs and marched as they chanted, "Hey hey, ho ho, Nestlé Waters has got to go," "Water is a human right! Don't let Nestlé win this fight," and "Keep our water in the ground, Nestle Waters get out of town."

An eight-foot-long banner at the Sacramento protest read: "Nestlé, 515,000 people say leave California's precious water in the ground," referring to the total number of signatures on the petitions.

At the protests, activists delivered the 515,000 signatures from people in California and around the nation who signed onto a series of petitions to Nestlé executives, Governor Brown, the California State Water Resources Control Board and the U.S. Forest Service urging an immediate shutdown of Nestlé's bottling operations across the state.

The petitions were circulated by Courage Campaign, SumOfUs.org, CREDO, Corporate Accountability International, Avaaz, Food & Water Watch, Care2, Change.org and Daily Kos.

In Sacramento, local activists and residents joined residents from San Francisco and Oakland who took a bus protest outside Nestlé's bottling plant at 8670 Younger Creek Drive. View photos from the Sacramento protest here: http://www.flickr.com/photos/[email protected]/sets/72157653159511042bottling in California.

Jessica Lopez, the Chair of the Concow Maidu Tribe, participated in the protest with her daughter, Salvina Adeline Santos Jesus Lopez.

"I stand here in solidarity with everybody here demanding the protection of our water rights," said Lopez. "Nestle needs to stop bottling water during this drought. Why have they obtained their current permits to pump city water?"

Tim Molina, Strategic Campaign Organizer for the California-based Courage Campaign, said to the crowd, "Today we are saying enough is enough. With people across California doing their part to conserve water -- it's time that Nestlé did the right thing and put people over profits - by immediately halting their water bottling operations across the State."

"If Nestlé won't do what's right to protect California's precious water supply, it is up to Governor Brown and the California Water Resource Control Boards to step in and stop this blatant misuse of water during our State's epic drought," he said.

"Bottling public water for private profit doesn't make sense for communities and it doesn't make sense for the environment," said Sandra Lupien, Western Region Communications Manager at Food & Water Watch, also at the protest in Sacramento. "During a historic drought crisis, it is utter madness to allow corporations like Nestlé to suck our dwindling groundwater and sell it for thousands of times what it pays. Putting a halt to water bottling in California is a no-brainer and Governor Jerry Brown must stand up to protect Californians' public resource."

After the activists gave the petitions to Nestlé representatives at the Sacramento plant, the Nestlé supervisor presented the organizers with a letter from Tim Brown, President and CEO of Nestlé Waters North America, responding to a letter from the Courage Campaign.

Brown wrote, "Keep in mind that beverages consumed in California but not bottled in the state must be shipped a longer distance, which has its own drawbacks, such as the environmental impact of transportation. Sourcing water in California provides water with a lower carbon footprint, which has a beneficial environmental impact. The entire bottled industry accounts for 0.02 percent of the annual water used in California."

The company said it also would like to engage in "thoughtful dialogue" with the water bottling opponents.

"We appreciate the opportunity to engage in thoughtful dialogue - and in meaningful action - to address California's water challenges. We would welcome the opportunity to speak with you - in person or over the phone - to advance our shared desire for a more sustainable California. We are hopeful that the public discussion we are all engaged in around water use - including your efforts - leads to positive collective action."

In 2014, Nestlé Waters used about 50 million gallons from the Sacramento municipal water supply to produce "Nestlé Pure Life Purified Drinking Water" and for other plant operations, according to a statement from Nestlé Waters. To read the city of Sacramento's responses to my questions about the Nestlé bottling plant's use of city water, go to: http://www.dailykos.com/story/2015/04/10/1376873/-City-of-Sacramento-s-responds-to-my-questions-about-Nest )

Nestlé Waters is not the only corporation bottling Sacramento water during the drought. A report on CBS TV earlier this month revealed that Walmart bottled water also comes from the city of Sacramento's drinking water supply. ( http://sacramento.cbslocal.com/2015/05/08/wal-mart-bottled-water-comes-from-sacramento-municipal-supply )

In Los Angeles, local activists and residents were joined by people from Orange County and Long Beach who took buses to protest outside Nestlé's bottling plant at 1560 East 20th Street.

The representatives from consumer, environmental and human rights groups who participated in the protest, like at the protest in Sacramento, blasted the corporation for making millions off bottled water during the drought when urban users are seeing increasing restrictions on their water use.

"As California's water supplies dry up, Nestlé continues to make millions selling bottled water and that's outrageous!" explained Liz McDowell, campaigner for SumOfUs.org. "We've stood up to Nestlé exploiting natural resources for profit in the past everywhere from Pakistan to Canada, and now the global community is speaking out before California runs completely dry."

The Desert Sun recently reported that Nestlé was bottling water in desert and drought-stricken areas of California and selling it for a big profit, even though its permit for water pipelines and wells in the San Bernardino National Forest had expired in 1988. Nestlé currently extracts water from at least a dozen natural springs in California for its Arrowhead and Pure Life brands.( http://www.desertsun.com/story/news/environment/2015/04/11/nestle-bottled-water-california-drought-water/25621915/ )

A majority of people in the U.S. believe Nestlé should stop bottling in California, according to a recent poll. However, in spite of the increasing public outcry, Nestlé CEO Tim Brown, when asked about the controversy, said he wished the corporation could bottle more water from California.

When asked in an interview with KPCC radio if he would stop bottling water in the state, Brown replied, "Absolutely not. In fact, if I could increase it, I would."

Zack Malitz, Campaign Manager at CREDO Action, accused Nestlé of "profiteering at the expense of the public interest."

"In the midst of an historic drought with no end in sight, it is wildly irresponsible for Nestlé to extract vast amounts of California's water," said Malitz.

"For decades, Nestlé has demonstrated a blatant disregard for local communities and the environment," said Erin Diaz, the campaign director at Corporate Accountability International's Think Outside the Bottle campaign. "In response to community concerns about its backdoor political dealings and environmental damage, Nestle has poured millions into PR and greenwashing campaigns. But Nestle's money can't wash away its abysmal track record, and Californians are demanding an end to Nestle's abusive practices."

John Tye, Campaign Director, Avaaz, concluded, "Families across the American West are already paying a steep price for mismanagement and scandalous selloffs of public resources. It's time for California, and Governor Brown, to set a strong example for conservation and responsive regulation. Tens of thousands of people across the country are tired of watching companies like Nestlé profit at the expense of the taxpayers."

The protests take place as Governor Jerry Brown continues to push his plan to construct two massive tunnels under the Delta, potentially the most environmentally destructive protect in California history. The twin tunnels would divert massive quantities of water from the Sacramento River to be used by corporate agribusiness interests irrigating drainage impaired land on the west side of the San Joaquin Valley, as well as to Southern California water agencies and oil companies conducting fracking and steam injection operations.

The construction of the tunnels would hasten the extinction of winter-run Chinook salmon, Central Valley steelhead, Delta and longfin smelt, green sturgeon and other imperiled fish species, as well as threaten the salmon and steelhead populations on the Trinity and Klamath rivers.

But the tunnels plan is just one of the many environmentally destructive policies of the Brown administration. Governor Brown has presided over record water exports and fish kills at the Delta pumping facilities promotes the expansion of fracking in California pursues water policies that have driven Delta smelt, winter-run Chinook salmon and other fish species closer to extinction and authorized the completion of questionable "marine protected areas" created under the helm of a big oil lobbyist during the Marine Life Protection Act (MLPA) Initiative. ( http://www.truth-out.org/speakout/item/30452-the-extinction-governor-rips-the-green-mask-off-his-tunnels-plan )

The groups are now urging everybody to sign the pledge by Daily Kos, Courage Campaign and Corporate Accountability International: Do not drink bottled water from Nestlé: http://www.dailykos.com/campaigns/1224

This is the text of the pledge to Nestlé Corporation:

"I pledge to choose tap water instead of buying the following Nestlé products: Acqua Panna, Arrowhead, Deer Park, Ice Mountain, Nestea, Nestlé Pure Life, Ozarka, Perrier, Poland Spring, Resource, S. Pellegrino, Sweet Leaf, Tradewinds and Zephyrhills."


Nestlé Given Green Light to Continue Bottling & Profiting from National Forest Water

(UR) California — A California federal judge just gave Nestlé the go ahead to continue stealing water from the San Bernardino National Forest.

Nestlé has become infamous for trying to privatize (steal) water from over 50 springs throughout the United States, though residents in the small towns they monopolize have tried fighting back.

In a recent turn for the worse, a federal judge in California just gave the corporation permission to continue drawing water from the San Bernardino National Forest despite holding a permit that expired in 1988.

Activists were hopeful, that on at least one accession, they could stop Nestlé from taking water from drought-stricken California. The Courage Campaign Institute (CCI), the Center for Biological Diversity (CBD), and the Story of Stuff Project (SSP) launched a lawsuit in 2015 against the U.S. Forest Service for allowing Nestlé to keep drawing water.

Nestlé has fought similar lawsuits in other areas over their habit of taking water. In some cases, states have tried to take down the mega-corporation by accusing them of false advertising. The company bottles water from some sources that are not spring water, but only a municipal supply, then charges unsuspecting customers for the same water they could get out of their taps.

In this case, a large stainless steel pipeline takes the forest’s water in an environmentally fragile canyon to a holding tank, where it is bottled under the Arrowhead brand, a subsidiary of Nestlé. CCI and CBD maintained in court documents that Nestlé needed an actual permit, not just the application for a permit in order to keep siphoning off water.

In 2015 alone, the corporation withdrew 36 million gallons of water from Strawberry Creek in the National Forest, paying $524 annually for a permit, which National Forest Service officials say is in force, though the permit expired in 1988.

With the new judgment, Nestlé has been given carte blanche to continue pilfering water by the National Forest Service — an institution that is supposed to protect forests, never mind humanity’s right to potable water.

Gary Earney is retired from the forest service, but says he believes Nestlé is trying to corner the market on potable water to sell it.

Michael O’Heaney, executive director of The Story of Stuff, says the license should be considered legally invalid as it has expired, and attests that Nestle is operating with little or no scrutiny.

These groups were hopeful that the federal courts would finally put Nestlé out on their ear, but Nestlé maintains that they have the right to continue withdrawing water because, “The Arrowhead brand has been bottled here for 121 years, based on the most senior water rights under Californian law. These date back before the creation of the San Bernardino National Forest (SBNF). Our current, valid permit with the USFS only relates to a right-of-way that allows our water pipeline to cross forest land.”

The company also suggests that the Forest Service has no authority over their right to extract water from the San Bernardino Forest, and that the “State Water Resources Control Board is exclusively authorized to regulate the state’s surface water.”

Though the company makes billions off of selling a natural resource back to people in plastic bottles that currently choke our oceans, they maintain that they only take 10 percent of the flow at Strawberry Canyon, where their pipeline is located.

When Nestlé Chairman Peter Brabeck-Letmathe was asked if he believes water is a human right he said that, “Yes, water is a human right, but water isn’t free.” Apparently, if you are a mega-corporation like Nestlé, it comes pretty darned close.


Lo que puedes hacer

Okay Green Monsters, it is clear that Tim Brown isn’t going to do anything to halt the damage that’s being done to California’s water supplies any time soon, so it’s up to us to step in. First and foremost, if you haven’t already, STOP purchasing plastic water bottles. Pick up a reusable one and it will not only save you money in the long-run, it will also save your conscience and end your support of Nestlé. Secondly, cutting your consumption of meat and dairy products can go a very long way in terms of lowering your water footprint. Did you know that by skipping one gallon of milk, you can save the same amount of water as you would by not showering for a month? If you were to give up meat for a year, you could save 162, 486 gallons of water!

Now that’s quite the impact.