Nuevas recetas

Chuletas de cerdo a la parrilla con miel y jengibre con salsa de melocotón

Chuletas de cerdo a la parrilla con miel y jengibre con salsa de melocotón


Coloca las chuletas de cerdo en una bolsa Ziploc. Vierta la marinada sobre las chuletas. Selle bien la bolsa y colóquela en el frigorífico durante al menos una hora, preferiblemente durante la noche.

Para hacer la salsa, mezcle el jugo de limón y la miel. Vierta el aderezo sobre todos los duraznos, el pimiento rojo, las cebolletas, la cebolla roja, el cilantro, el jengibre y el jalapeño y mezcle suavemente para cubrir. Sazone la salsa al gusto con sal y pimienta. Refrigera la salsa hasta que estés listo para servir las chuletas.

Cuando esté listo para cocinar las chuletas, precaliente la parrilla a fuego alto.

Retire las chuletas de la bolsa y sazone bien por todos lados con sal y pimienta.

Coloque las chuletas de cerdo en la parrilla caliente y cocine por 5 minutos. Las chuletas de cerdo deben desprenderse fácilmente de la parrilla y estar bien marcadas. Si esto no sucede, continúe cocinando las chuletas por el lado original hasta que se suelten fácilmente.

Voltee las chuletas de cerdo y continúe cocinando del lado opuesto hasta que la temperatura interna alcance los 145 grados. Esto tomará de 4 a 6 minutos adicionales dependiendo del grosor de la chuleta. Retire las chuletas del grill y déjelas reposar a temperatura ambiente durante unos minutos antes de servir.

Cubra cada chuleta con una cucharada generosa de salsa para servir.


    • 1 cucharada de aceite vegetal
    • 1 taza de cebolla picada
    • 5 cucharadas de azucar
    • 1 1/2 tazas de vino tinto seco
    • 3/4 taza de salsa de soya reducida en sodio
    • 1/4 taza de vinagre balsámico
    • 2 1/2 cucharadas de jengibre fresco pelado y finamente picado
    • 1 1/2 cucharaditas de canela molida
    • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida gruesa
    • 3 solomillos de cerdo de 14 a 16 onzas
    • 3 duraznos medianos, escaldados en agua hirviendo durante 1 minuto, pelados, sin hueso y picados
    • 2 cucharadas de cebollino fresco picado
    1. Caliente el aceite en una cacerola mediana a fuego medio-alto. Agrega la cebolla y el azúcar. Sofría hasta que la cebolla esté dorada, unos 6 minutos. Mezcle el vino y los siguientes 5 ingredientes. Cocine 1 minuto más. Retírelo del calor. Enfriar la salsa por completo.
    2. Coloque la carne de cerdo en una bolsa de plástico con cierre grande. Vierta 1 taza de salsa sobre la carne de cerdo. Selle y refrigere por lo menos 6 horas o toda la noche, volteando la carne de vez en cuando. Cubra la salsa restante por separado y refrigere.
    3. Prepare la barbacoa (fuego medio). Retire la carne de cerdo de la marinada deseche la marinada. Ase la carne de cerdo hasta que el termómetro de carne insertado en el centro registre 155 ° F, girando con frecuencia, aproximadamente 35 minutos.
    4. Mientras tanto, hierva el resto de la salsa en una cacerola mediana pesada hasta que se reduzca a la mitad, aproximadamente 5 minutos. Agrega los duraznos. Revuelva hasta que esté completamente caliente, aproximadamente 1 minuto. Cortar el cerdo en rodajas y colocarlo en un plato. Vierta un poco de salsa. Cubra con cebollino. Pase la salsa restante por separado.

    Resumen de la receta

    • ½ taza de miel
    • 6 cucharadas de salsa de soja
    • 3 cucharadas de jugo de limón
    • 2 cucharaditas de ajo picado
    • 6 chuletas de cerdo

    Batir la miel, la salsa de soja, el jugo de limón y el ajo en un tazón hasta que la marinada esté suave. Vierta la marinada en una bolsa de plástico con cierre, reservando aproximadamente 1/4 de la marinada en un tazón para rociar. Agregue las chuletas de cerdo a la bolsa, cubra con la marinada, apriete la bolsa para eliminar el exceso de aire y selle la bolsa para marinar en el refrigerador por lo menos 5 horas.

    Precaliente la parrilla a fuego medio y engrase ligeramente la parrilla. Retire las chuletas de cerdo de la marinada y sacuda el exceso. Deseche el adobo restante.

    Ase las chuletas de cerdo en la parrilla precalentada, rociándolas con la marinada reservada durante los últimos minutos, hasta que las chuletas de cerdo estén bien cocidas, de 15 a 20 minutos. Un termómetro de lectura instantánea insertado en el centro debe indicar 145 grados F (63 grados C). Deje reposar las chuletas de cerdo durante 3 minutos antes de servir.


    Creación instantánea de chuletas de cerdo

    Hace unas semanas combiné mis dos nuevos aparatos de cocina favoritos para hacer esta receta de chuletas de cerdo Instant Pot.

    Primero, cargué la Vitamix con duraznos frescos, jalapeños, cebolla morada y albahaca para hacer una salsa de durazno y albahaca.

    A continuación, saqué la confiable Instant Pot y la llené con salsa de melocotón y albahaca y chuletas de cerdo deshuesadas.

    ¡Lo que resultó me dejó absolutamente alucinado!

    Las chuletas de cerdo Instant Pot con salsa de melocotón y albahaca no solo tenían un sabor increíble, ¡sino que también eran tiernas y muy jugosas!

    No más chuletas de cerdo cocidas y secas en esta casa. ¡Hacer chuletas de cerdo deshuesadas en Instant Pot es definitivamente el camino a seguir!


    Consejos de Adam y Joanne

    • Qué chuletas de cerdo usar: Pedimos chuletas de 1 pulgada de grosor en la receta, pero puede usar chuletas más finas o más gruesas como sustituto. Tenga en cuenta que las chuletas más delgadas se cocinarán mucho más rápido, así que mantenga su termómetro cerca. Las chuletas con hueso también son una excelente opción. El hueso agregará uno o dos minutos más de tiempo de cocción.
    • ¿Puedo usar mi condimento de especias favorito? Si, absolutamente. Solo asegúrate de que la mezcla de especias no tenga sal.
    • Sin gluten: si no quiere usar la harina, está bien. La corteza no estará tan uniforme, pero saltear la harina y simplemente frotar las especias sobre la carne de cerdo aún sabrá muy bien.
    • Haga una salsa de cebolla y manzana: después de retirar las chuletas de cerdo cocidas de la sartén, agregue las cebollas en rodajas, las manzanas y un poco de tomillo fresco. Cocine hasta que esté dulce y suave, luego vierta el caldo, el vinagre y la miel.
    • Información nutricional: la información nutricional que se proporciona a continuación son estimaciones. Hemos utilizado la base de datos del USDA para calcular valores aproximados.

    Si haces esta receta, toma una foto y etiquétala con el hashtag #inspiredtaste. ¡Nos encanta ver tus creaciones en Instagram y Facebook! Encuéntrenos: @inspiredtaste


    25 acompañamientos satisfactorios para servir con chuletas de cerdo

    Al igual que las pechugas de pollo, las chuletas de cerdo son un alimento básico fácil y agradable para la multitud con el que nunca puedes equivocarte. Mis chuletas de cerdo favoritas se cocinan en el horno, con nada más que una salmuera rápida y una pizca de sal y pimienta (aunque no hay escasez de formas de cocinar chuletas de cerdo, incluso a la parrilla o en la olla de cocción lenta, Instant Pot y freidora). Cocinarlos es a menudo la parte fácil, pero decidir los mejores lados para completar la cena es la parte más complicada de la ecuación de la cena.

    Sin embargo, la buena noticia es que, dado que las chuletas de cerdo son una carne magra con un sabor suave, se pueden combinar con casi cualquier acompañamiento. Desde papas asadas hasta verduras salteadas y verdes hasta arroz esponjoso con infusión de menta, estos son algunos de nuestros lados favoritos a los que recurrimos cada vez que hacemos chuletas de cerdo.


    Chuletas de cerdo a la parrilla

    Es fácil pensar que no eres un fanático de las chuletas de cerdo. A menudo vienen demasiado cocidos y secos, pero no tienen por qué ser así. Estas chuletas de cerdo se marinan para que sean más sabrosas y tiernas. Una marinada también ayudará a que la chuleta de cerdo no se seque. La marinada actúa para descomponer la carne y la mantiene tierna y jugosa después de cocinarla.

    La mejor manera de asegurarse de no cocinar demasiado las chuletas de cerdo es usar un termómetro para carne. Las chuletas de cerdo deben cocinarse a una temperatura interna de 145 ° C. ¡No quedará nada de rosa cuando lo cortes! Puede sacar la carne de la parrilla con seguridad a 140 ° C y después de descansar unos minutos, la carne habrá continuado cocinando a 145 ° C. ¡Es la mejor manera de asegurarse de que su chuleta de cerdo no se seque! Recomendamos un tiempo de cocción de 8 minutos por lado, pero lo ideal es verificar la temperatura ya que cada parrilla y chuleta de cerdo es diferente. Cuando compre sus chuletas, elija unas que tengan un grosor de aproximadamente 1 "y un corte central deshuesado. Si prefiere las con hueso, también funcionan bien.

    Consejos para marinar

    Una buena marinada marcará una gran diferencia en las chuletas de cerdo. Asegúrese de que su adobo tenga un ácido para ablandar la carne y algo sabroso. Usamos salsa de soja para ayudar con ambas cosas en nuestro adobo. Para algunas variaciones, sin embargo, puede usar un poco de mostaza de Dijon y jugo de limón, cilantro, aceite de oliva y jugo de lima, o balsámico y miel.

    ¿Ya los has probado? ¡Cuéntanos cómo te fue en los comentarios a continuación!

    Nota del editor: la introducción a esta receta se actualizó el 15 de abril de 2021 para incluir más información sobre el plato.


    Resumen de la receta

    • 1/4 taza más 2 cucharadas de salsa de soja baja en sodio
    • 1/4 taza de aceite vegetal
    • 3 cucharadas de jengibre fresco finamente rallado
    • 3 cucharadas de azúcar morena
    • 1 cebolleta, finamente picada
    • Pimienta recién molida
    • 4 chuletas de cerdo con hueso (8 onzas cada una de 3/4 de pulgada de grosor)
    • Adorne: 1 cebolleta, en rodajas finas

    Batir la salsa de soja, 3 cucharadas de aceite, el jengibre, el azúcar, la cebolleta picada y 1/2 cucharadita de pimienta.

    Coloque las chuletas de cerdo en una fuente para hornear no reactiva de 9 por 13 pulgadas. Reserve 3 cucharadas de adobo y vierta el resto sobre las chuletas de cerdo. Deje marinar, cubierto con una envoltura de plástico, volteando las chuletas a la mitad, durante 45 minutos.

    Caliente la cucharada de aceite restante en una sartén grande a fuego medio-alto. Retire las chuletas de cerdo de la marinada y dore durante 3 1/2 a 4 minutos. Reduzca el fuego a medio. Voltee las chuletas y dore hasta que estén bien cocidas, 3 1/2 a 4 minutos más. Transfiera las chuletas a una tabla o fuente. Deje reposar por 5 minutos.

    Agregue las 3 cucharadas de la marinada reservada a la sartén. Cocine a fuego medio hasta que espese, unos 30 segundos. Vierta la salsa sobre las chuletas. Adorne con cebollín en rodajas finas.


    52 chuletas de cerdo Paleo con un sabor increíble

    Las chuletas de cerdo son una cosa que no tiene por qué desaparecer cuando comienzas a seguir la forma de comer Paleo. Pero dado que las chuletas de cerdo al horno tradicionales hacen que las cubras con harina y pan rallado, hay algunas modificaciones que deben realizarse para asegurarse de que sigan siendo amigables con Paleo. Incluso la compota de manzana convencional debe reemplazarse como acompañamiento si así es como te gusta comerla. Hemos encontrado varios estilos deliciosos de chuletas de cerdo, todas Paleo, y servidas con diferentes acompañamientos que complementan el sabor.


    1. Chuletas de cerdo a la parrilla con ensalada de frutas de hueso
    Mantienen esta receta muy simple, y eso está muy en línea con el método Paleo de comer. Cuanto más complica una receta, más se aleja de lo que estaban haciendo hace 10.000 años. Si bien es imposible replicar exactamente lo que estaban comiendo, al reducir sus alimentos a carnes y verduras con un poco de fruta mezclada y nueces y semillas agregadas, se está acercando lo más posible. Aquí han reunido una buena mezcla de frutas como albaricoques y ciruelas y han hecho una especie de ensalada de frutas. Se ve tan elegante que podrías servir esto a los invitados a la cena.

    2. Chuletas de cerdo y puré de manzana
    Nada es más clásico que comer puré de manzana con las chuletas de cerdo, y esta receta hace un gran trabajo al juntarlas sin que rompa las reglas de Paleo. Para empezar, las chuletas de cerdo se hacen sin empanar, pero conservando mucho sabor con el uso de especias como la cúrcuma. ¿Sabías que la cúrcuma es una especia especial que acelera tu metabolismo y ayuda a tu sistema inmunológico? Pasarse a Paleo no se trata de atiborrarse de carne, se trata de utilizar este tipo de ingredientes totalmente naturales que son una bendición para el cuerpo.

    3. Chuletas de cerdo condimentadas con comino
    Así es como se supone que debe verse un plato Paleo: cargado de verduras y carne, esto te llenará sin hacerte sentir perezoso. Las hortalizas de raíz son definitivamente Paleo y representan muy de cerca lo que nuestros ancestros cazadores y recolectores habrían podido encontrar en la naturaleza, recolectar y comer. En esto se usan chirivías, remolachas y zanahorias, y la chuleta de cerdo se sazona con comino, lo que proporciona un sabor que no suele asociar con la noche de chuleta de cerdo. Las verduras se cocinan solas por un tiempo, y luego se agrega la carne para que intercambien sabores de un lado a otro.

    4. Chuletas de cerdo indias dulces y picantes
    Lo dulce y lo picante siempre van bien juntos y, contrariamente a la creencia popular, en realidad puedes comer alimentos dulces en Paleo, solo tienen que endulzarse de forma natural, sin el uso de azúcar refinada. En este caso, el dulce proviene de la miel, por lo que obtendrá un rico sabor dulce sin agregar nada artificial a su cuerpo. El picante proviene del chile rojo, y también puede obtener un sabor fuerte del jengibre que se está usando. El resultado final es una chuleta de cerdo que se cubre por completo con una salsa picante pero dulce de inspiración india que definitivamente prepararás más de una vez.

    5. Chuletas de cerdo salteadas con duraznos
    Esta es una manera de obtener el mismo perfil de sabor que las chuletas de cerdo y la compota de manzana, pero con un toque diferente porque son los melocotones en lugar de las manzanas y se sirven en gajos, no en salsa. También incluyen una receta para el doppelganger de cuscús que no usa granos, sino batatas. Por lo tanto, no agregará trigo a su sistema como lo haría con el cuscús tradicional, sino más bien vitaminas y minerales adicionales de las batatas, así como fibra. Es un gran acompañamiento de las chuletas de cerdo y los melocotones, y es recomendable.

    6. Chuletas de cerdo con salsa de piña y mango
    Seamos realistas, hay muchas formas de cocinar una chuleta de cerdo, por lo que gran parte se reduce a qué tan bien puedes vestirla. Al poner una salsa encima de estas chuletas de cerdo, estás agregando una cantidad impresionante de sabor y también obteniendo tu fruta para el día. Como comensal Paleo, la atención no se centra realmente en la fruta, pero tiene su lugar. Una porción diaria de fruta suele ser suficiente para obtener las cosas buenas que contienen, como antioxidantes, vitaminas y fibra. Su enfoque está en una división entre carne y verduras, prestando atención a una ingesta diaria de aceites y grasas saludables.

    7. Chuletas de cerdo borrachas con ciruela
    Aquí hay un método en una sartén para hacer sabrosas chuletas de cerdo con las que no tendrá que luchar porque son demasiado duras. El alcohol de la sidra dura ayudará a ablandar la carne, así como a ablandar las ciruelas. Lo que queda es un plato de chuleta de cerdo picante y afrutado que le dará algunos sabores que normalmente no obtiene de una comida típica de chuleta de cerdo. Al usar solo una sartén, está cocinando de la forma en que los hombres de las cavernas podrían haber cocinado, acurrucados alrededor de un fuego y usando solo los utensilios que podían llevar consigo.

    8. Chuletas de cerdo rellenas de tocino y asiago
    Esta receta de chuleta de cerdo rellena hace todo bien y toca al paladar. Al rellenar una chuleta de cerdo con tocino, estás haciendo uso de múltiples partes del cerdo, que es algo que nuestros antepasados ​​habrían hecho, sin desperdiciar parte de un animal y enfocándose en el sustento para la supervivencia. En estos días podemos hacer las cosas mucho más deliciosas, y el tocino es un buen recurso para los que comen Paleo. Los ingredientes son muy básicos, sin utilizar nada adicional. El uso de queso asiago puede ser mal visto por algunos comedores de Paleo, pero si se alimenta con pasto, este es un queso duro con el que quizás quieras experimentar para ver cómo lo manejas.

    9. Chuletas de cerdo glaseadas con chipotle
    Agregar chipotle a la mezcla significa que subirá el medidor de calor una o dos muescas. Este es un buen pimiento porque proporciona picante, pero no demasiado, y no lo suficiente como para hacerte llorar o tener que enjuagarte la boca. Ha hecho un buen trabajo mezclando sabores adicionales para que haya más en esto que solo un pimiento picante. Al mismo tiempo, la receta se mantiene simple, las chuletas no están empanadas y usted pasa por alto todas las cosas que hacen que las chuletas de cerdo tradicionales sean prohibidas.

    10. Chuletas de cerdo glaseadas con albaricoque y especias
    Si te gustan los albaricoques, estas son las chuletas de cerdo con las que querrás ir. Están completamente cubiertos de una salsa picante de albaricoque que resalta totalmente el sabor de la carne. La especia proviene tanto de la mostaza de Dijon como de las hojuelas de pimiento rojo, por lo que estos van a tener un poco de sabor. Lo bueno de ellos es que, por la forma en que se cocinan, el glaseado de albaricoque cubrirá todas las partes de la chuleta, por lo que no te quedarás con bocados sin glasear.

    11. Chuletas de cerdo glaseadas con vainilla y arce
    La dieta Paleo es cualquier cosa menos sosa y aburrida, y se trata de probar nuevos sabores con los viejos favoritos. Ese es el tema aquí con el glaseado de arce vainilla que adorna estas sabrosas chuletas. El sabor a arce, por supuesto, proviene del jarabe de arce puro, y la vainilla proviene de la vainilla real. Al freírlos en aceite de coco, obtendrá un gran sabor increíble infundido directamente en la carne, y proporcionará un mejor sabor que los aceites de cocina convencionales. En menos de media hora están listos de principio a fin, por lo que también son fáciles de hacer.

    12. Chuletas de cerdo rellenas de espinacas, queso feta y pasas
    Esta receta realmente supera los límites de lo que es posible con un trozo de carne de cerdo. Hemos visto recetas de chuletas de cerdo rellenas antes, pero agregar pasas a la ecuación es algo nuevo en la escena. Están sucediendo tantas cosas aquí que quizás te preguntes qué es exactamente lo que están buscando aquí, pero por alguna razón funciona. No se puede superar la mezcla de espinacas y queso feta, van muy bien juntos, y agregar las pasas le da una dulzura que lo equilibra todo.

    13. Chuletas de cerdo a la parrilla con salsa balsámica de moras
    La salsa balsámica de moras en estas chuletas de cerdo a la parrilla es motivo suficiente para probar esta receta. Está cargado de sabor gracias al vinagre balsámico y las moras agregan antioxidantes a la comida. Ella recomienda usar moras orgánicas, lo cual es una buena idea ya que las bayas absorben muchos pesticidas y químicos cuando se cultivan de manera convencional. Cada vez que cubre una chuleta de cerdo con una salsa afrutada como esta, obtiene una buena mezcla de salado y dulce que funciona bien.

    14. Chuleta de cerdo con costra de semillas de lino y mostaza
    Si le gusta que sus chuletas de cerdo tengan esa agradable capa de pan rallado, entonces es posible que desee probar esta chuleta de cerdo Paleo porque están intentando reproducir esa misma capa crujiente. El truco es que lo están haciendo de una manera súper saludable al usar semillas de lino, y de una manera súper sabrosa al agregar semillas de mostaza. Las semillas de lino le proporcionarán omega-3, así como fibra, que necesitará en esta dieta con toda la carne que consumirá. El producto terminado parece una chuleta de cerdo que recuerdas de los días anteriores a Paleo.

    15. Chuletas de cerdo incrustadas con semillas de cacao ahumado
    Justo cuando pensabas que habían hecho todo lo imaginable con una chuleta de cerdo, fueron y les agregaron chocolate. ¿Se pregunta cómo van juntos el cerdo y el chocolate? Fantásticamente. El truco es que están usando cacao orgánico que no contiene lácteos ni gluten, y básicamente es lo más parecido a usar chocolate puro. Va a estar libre del azúcar y la leche añadidos que contiene el chocolate con leche. Al darle un sabor ahumado con el pimentón ahumado, están haciendo que estas chuletas sean muy dinámicas.

    16. Chuletas de cerdo rellenas de espinacas con salsa de alcaparras de Dijon y limón
    Parece que los chefs Paleo de hoy están tratando de superarse entre sí, y es una carrera armamentista virtual para ver quién puede crear los platos más sabrosos y creativos. Tomemos, por ejemplo, estas chuletas rellenas que contienen una abundante cantidad de espinacas, y terminemos con una deliciosa salsa que las pone por encima. La espinaca te va a aportar fitonutrientes, fibra y hierro. Están usando espinacas congeladas, así que asegúrese de obtener espinacas congeladas orgánicas porque sus hojas son muy absorbentes, por lo que no querrá ningún producto químico junto con todos los nutrientes que proporciona.

    17. Chuletas de cerdo rellenas de doble corte
    Esta chuleta de cerdo obtiene puntos extra por presentación porque cuando la cortas obtienes ese bonito bolsillo de ingredientes en el medio, como un pollo cordon bleu. El relleno es salchicha italiana y otras deliciosas inserciones como condimentos y especias adicionales. Entonces, no solo obtienes la sabrosa carne de la chuleta de cerdo, sino que también obtienes el sabor picante de la salchicha en el medio. Solo asegúrese de servir esto con una buena porción de verduras.

    18. Chuletas de cerdo con cebolla francesa
    Esta es una chuleta de cerdo que cree que es un plato de sopa de cebolla francesa. Entonces, si eres fanático de la sopa de cebolla francesa, definitivamente prueba esto porque te brindará la misma experiencia, con un buen trozo de carne como respaldo. Tal vez te hayas lamentado de que a la sopa de cebolla francesa le falta ese algo y necesita una patada carnosa. Esta es tu respuesta. Los puristas paleo querrán renunciar al queso suizo o usar un sustituto del queso. Puede encontrarlos en la sección vegetariana y vegana de un supermercado decente o tienda de alimentos saludables.

    19. Chuletas de cerdo BLT
    Estas chuletas de cerdo BLT representan dos clásicos que se combinan para formar una nueva delicia de carne. Es una chuleta de cerdo que ha recibido el tratamiento BLT, por lo que tiene tomates frescos rellenos dentro de la chuleta de cerdo, que ha sido envuelta en tocino, y se coloca sobre una cama de lechuga. Es una excelente manera de obtener una porción de verduras junto con su chuleta y agrega el sabor irresistible del tocino a un plato que ya es porky. Es una forma fresca y divertida de comer chuletas de cerdo Paleo y seguro que te satisfará.

    20. Chuletas de cerdo con melaza y naranja
    A menudo usa muchos ingredientes en sus recetas, pero ninguno de ellos es innecesario y todos parecen contribuir al producto final. Ese es el caso aquí, y ella está usando jugo de naranja para el sabor de naranja y melaza pura, por lo que obtendrá un sabor rico y espeso de estos, y una chuleta bien cubierta. La adición de batatas como acompañamiento funciona muy bien, ya que son vegetales aprobados por Paleo que le proporcionarán antioxidantes y fibra para mantener su cuerpo saludable y su sistema digestivo funcionando.


    Foto: VA hunter recolectores

    21. Chuletas de cerdo y verduras con tablones de cedro
    Esta es una gran receta para probar si tiene tablas de cedro a mano o si ha querido probarlas en una receta. Son excelentes para usar con chuletas de cerdo porque ayudan a que la carne esté agradable y húmeda para que no haya más chuletas de cerdo secas. Lo han jugado de manera inteligente y le han agregado una gran cantidad de verduras, incluidos champiñones, cebollas y brócoli, por lo que es una comida Paleo bien equilibrada. Hacen un buen trabajo al proporcionar imágenes durante todo el proceso, por lo que es fácil seguirlas y hacerlas bien.

    22. Chuletas de cerdo cortadas a la francesa con coles de Bruselas asadas y ensalada de col de manzana n. ° 038
    Una forma de sacudir la monotonía de la chuleta de cerdo es probar un corte diferente. En este caso, están usando chuletas de cerdo de corte francés que se cortan del centro del lomo, por lo que suelen ser más tiernas y con un sabor más intenso. Lo tienen totalmente cubierto con esta receta, asegurándose de incluir coles de Bruselas, una verdura crucífera que es muy saludable para usted, en una ensalada de manzana que produce la sensación de puré de manzana pero sin el azúcar agregada. No importa cómo lo corte, este es un ejemplo perfecto de cómo puede verse una comida Paleo, si la equilibra correctamente.

    23. Chuletas de Cerdo con Pesto y Reducción de Cebolla Fresa
    Agregar pesto a las chuletas de cerdo hace que tengan un excelente sabor y les agrega un sabor instantáneo. La buena noticia es que es fácil hacer un pesto amigable con Paleo y también es bueno para ti. Con la adición de una salsa de fresa y cebolla, realmente están subiendo la apuesta y llevando sus papilas gustativas al límite. Proporcionan la receta del pesto para que no tenga que preocuparse por comprar un pesto prefabricado o preguntarse cómo mantener las cosas en Paleo. Esta es una versión sin nueces, pero las nueces están permitidas en Paleo, por lo que puede usar una versión que tenga nueces si lo desea.

    24. Chuletas de cerdo Scarpariello
    El pollo es lo que suele recibir el tratamiento de scarpariello, pero en este caso lo han traducido en una chuleta de cerdo. Una receta tradicional de scarpariello de pollo es bastante Paleo por sí sola, por lo que no tiene que hacer demasiadas modificaciones. Por lo general, se usan pimientos cereza, pero en esta versión usan jalapeños, por lo que puede ser un poco más picante que otras versiones. Obtienes muchos pimientos y una buena variedad de condimentos. Querrá sustituir el puré de papas con falsos tatoes hechos con coliflor o puré de camote para mantenerlo Paleo.

    25. Chuletas de cerdo con salsa de sidra y tocino
    Así que se ha establecido que el sabor de las manzanas va bien con el sabor de las chuletas de cerdo, y este es un caso en el que han jugado un poco con esa idea. En lugar de puré de manzana, están infundiendo esta salsa con sabor a manzana a través de la sidra de manzana. También lo están haciendo aún más delicioso agregando tocino a la mezcla. La belleza es que lo hacen todo sin usar productos lácteos ni agregar nada que desvirtúe tu camino Paleo. Asegúrese de tener una ensalada con esto, ya que no incluyen muchas verduras.


    Foto: The Paleo Periodical

    26. Chuletas de cerdo a la parrilla con mostaza y aderezo de albahaca y albaricoque
    Estas chuletas de cerdo seguramente complacerán, ya que prestan la misma atención a la chuleta de cerdo y a lo que va encima. Primero, le están dando a la chuleta una dosis saludable de mostaza, y aquí es donde te dan un poco de libertad y te permiten usar la mostaza que más te guste. La mayoría de las mostazas son aptas para Paleo, por lo que es bueno poder sustituir tu favorito. Aún más sabor se acumula con el gusto. Esta es una mezcla ecléctica de albahaca de fuerte sabor con albaricoques dulces y agrios. Mezcle algunas verduras a la parrilla para completar esto.

    27. Chuletas de cerdo asadas con manzana y cebolla
    Estas chuletas de cerdo están absolutamente cubiertas por un montón de manzanas y cebollas, lo que solo sirve para realzar su sabor. Las manzanas salen suaves y dulces e intentan robar el espectáculo a las chuletas de cerdo. Las cebollas ayudan a equilibrar las cosas y resaltan el sabor de las chuletas, y las ramitas de romero realmente exageran en términos de sabor. Es el tipo de comida que querrá volver a preparar después de probarla una vez.

    28. Chuletas de cerdo picantes con piña
    La clave de estas chuletas de cerdo es que debes marinarlas durante tres horas. Si el tiempo es esencial, puede optar por una de las otras recetas que aparecen en esta página. Pero si tienes tiempo y quieres que tus chuletas empapen un poco de sabor, este es el camino a seguir. Es genial que hayan agregado especias a la dulzura de las piñas, confiando en la pasta de chile para hacer el trabajo. Por supuesto, querrá optar por la papa al horno en esta, ya que no es Paleo, pero las chuletas de cerdo se adhieren totalmente a las pautas.

    29. Chuletas de cerdo asfixiadas
    Los alimentos sofocados siempre parecen tener buen sabor, el único problema es que por lo general están cubiertos de cosas que te harán engordar. Cuando vas a Paleo, no tienes que preocuparte por eso, porque las grasas que obtienes son grasas saludables y se equilibran con las verduras y frutas que comes. La crema de coco y la leche de coco se sustituyen por la crema regular, por lo que aún obtiene esa salsa cremosa, pero sin los lácteos. Siga su ejemplo y copie las especias que recomienda porque es una mezcla de condimentos buenos para usted que funcionan muy bien aquí.

    30. Chuletas de cerdo ahumadas con aguacate y limón
    Estas chuletas de cerdo suenan complicadas, pero en realidad la parte más difícil será encontrar el aceite que están usando. Sin embargo, no es tan difícil como parece, gracias a Internet, y es algo para lo que encontrarás muchos usos una vez que lo tengas en tu cocina. Aparte de eso, el sabor ahumado proviene del proceso de ahumado, por lo que si no tienes un ahumador, este será un fracaso. Sin embargo, si se está comprometiendo con la dieta Paleo, es posible que desee buscar un ahumador, ya que es útil y le brinda otra forma de cocinar sus carnes y hacer que salgan con un aspecto y un sabor excelentes.

    31. Chuletas de Cerdo con Romero y Naranja
    Hay mucho para saborear con estas chuletas de cerdo con sabor a romero y naranja, además de la acidez del vinagre. El romero son ramitas frescas, por lo que tiene un sabor notable y se mantiene firme contra la ralladura de naranja. Están usando jugo de naranja recién exprimido para realzar realmente el sabor de la naranja, y es importante no usar jugo comprado en la tienda porque agregan tanta azúcar que no será compatible con Paleo. Quédese con alimentos saludables que estén cerca de la naturaleza y estará listo.

    32. Chuletas de cerdo al horno glaseadas con balsámico
    Estas chuletas de cerdo se ven fantásticas incluso sin el glaseado balsámico, por lo que sabes que serán aún mejores una vez que estén cubiertas. Debido a que la carne de cerdo no proporciona mucho sabor por sí sola, es importante ayudarla agregando aderezos y acompañamientos para que su boca se sienta feliz. El vinagre balsámico también ayudará a que la carne esté tierna y jugosa, y es bueno que lo sirvan con una guarnición de champiñones y otras verduras para asegurarse de que obtenga todo lo que necesita.

    33. Chuletas de cerdo con puré de manzana y salvia
    Aquí hay una versión interesante de las clásicas chuletas de cerdo y puré de manzana. Han agregado salvia a la mezcla, lo que ayudará a resaltar el sabor de la carne de cerdo y agregará un agradable sabor a hierbas a la compota de manzana que de otro modo sería dulce. Y recuerde, dado que esto es Paleo, la compota de manzana no incluirá ningún edulcorante adicional, obteniendo su sabor solo de las manzanas. Lo han combinado sabiamente con una guarnición de verduras, que es uno de los factores clave para volverse Paleo, obteniendo una buena división entre carne y verduras.

    34. Chuletas de cerdo curadas con limón y estragón
    Esta es una receta encantadora de chuletas de cerdo que usa solo un puñado de ingredientes, pero tiene mucho sabor. ¿Cómo lo hicieron? El limón funciona bien para proporcionar un sabor agrio y ácido, y el ácido cítrico hace que la carne de cerdo esté más tierna. El uso de estragón significa que obtendrá mucho sabor, sin que sea abrumador. ¿Ves cómo está usando carne de cerdo de pastoreo? Eso es importante porque sabrá que los cerdos estaban comiendo fuentes naturales de alimento y no estaban sujetos a piensos convencionales. La calidad de la carne que consume en Paleo es realmente importante, así que siempre obtenga lo mejor.

    35. Chuletas de cerdo con frutas y especias chai
    Si le gusta una buena taza de té chai caliente o un chai latte, probablemente nunca pensó que podría pasar al mundo de las chuletas de cerdo. Pero eso es en realidad lo que están usando aquí, bolsitas de té chai. Pero no se preocupe si cree que sabrá demasiado a chai. Lo están mezclando bien con dátiles, higos y canela agregados para darle profundidad adicional a estas chuletas. La miel es lo que le da ese agradable glaseado, y es agradable ver que se utiliza una fuente totalmente natural de dulce. Asegúrese de cocinar una verdura con esto, ya que no contiene ninguna en el plato principal.

    36. Chuletas de cerdo a la parrilla envueltas en tocino con chorrito de cítricos
    Muchas veces verá a un chef Paleo envolver una comida con la que estamos familiarizados en tocino. Es una forma de realzar tanto el sabor como la experiencia porque le da un poco de novedad. Dado que el tocino está bien en la dieta Paleo, parecen tomar licencia en este hecho y agregarlo a lo que puedan. En este caso, le están dando a la chuleta de cerdo un bonito borde de tocino y la sazonan con pimiento rojo y ajo, y el jugo picante de una lima para que sean chuletas de cerdo que disfrutará por completo.

    37. Chuletas de cerdo rellenas de cebolla con queso ahumado
    Estas chuletas de cerdo vienen rellenas de queso y usan queso cheddar fuerte como su elección. El queso en general no es Paleo, porque es lácteo y los lácteos no están permitidos cuando se sigue estrictamente el plan Paleo. Hay un área gris cuando se trata de quesos duros que no contienen tanta lactosa como sus homólogos blandos. Realmente se reduce a cómo responde su cuerpo, por lo que si sabe que puede manejar el queso cheddar, esta receta recibe luz verde. Es una excelente manera de aprovechar un poco su fumador, si lo tiene.

    38. Chuletas de cerdo asadas Heaven Sent
    El cielo debe haber enviado estas chuletas de cerdo a la parrilla porque tienen un sabor fuera de este mundo. Esta receta demuestra que no es necesario tener muchas comodidades para hacer una gran comida que encantará a todos los miembros de su familia. Y cuanto más simple guarde una receta, más probable es que se ajuste a la forma de comer Paleo. Estas chuletas de cerdo tienen solo cuatro ingredientes simples y se basan en el comino y el ajo en polvo para obtener todo el sabor que se necesita.

    39. Chuletas de cerdo glaseadas con melocotón y jengibre
    Cuando glaseas una chuleta de cerdo, te aseguras de que el sabor llegue a cada bocado que tomes, y eso significa que estas chuletas vienen con un notable sabor a melocotón y jengibre. El melocotón y el jengibre son una mezcla de sabores interesante, con melocotones golpeando las papilas gustativas dulces y jengibre trabajando para despertar el resto de tu paladar. El jengibre también tiene un efecto limpiador en el cuerpo y calma el sistema digestivo, mientras que los duraznos contienen antioxidantes por los que generalmente no reciben suficiente crédito.

    40. Chuletas de cerdo de otoño rellenas con brócoli
    El creador de esta receta quería rellenar sus chuletas de cerdo con algo más que relleno de pan. They did a nice job, opting for apples and peanut butter. Be sure to use almond butter instead of peanut butter because peanuts aren’t Paleo. Notice how these pork chops are resting on a bed of broccoli. This is how a Paleo meal should look, a nice portion of meat accompanied by an equally impressive portion of vegetables. Here they’re using one of the best vegetables you can eat if you want to be as nutritionally responsible as possible.


    Photo: The Crankin’ Kitchen

    41. Pork Chops with Rhubarb Cherry Chutney
    If you want your whole meal thought out for you, go with this recipe. They not only show you how to season the perfect pork chop, but they give you a recipe for a cherry chutney that goes really nice with the pork. They even explain how to roast up the perfect sweet potatoes so that you’re getting everything you need in one meal. They’ve taken a traditional Martha Stewart pork chop recipe and made it so that Paleo eaters can enjoy it. There’s a ton of recipes out there, waiting to be modified, they just need a bit of tweaking to take out the bad and insert the good. Don’t be afraid to experiment.

    42. Paleo Pork Chops
    Here’s a simple recipe to quickly cook up Paleo-style pork chops, and she shows you how to plate them up so you’ve got all of your nutritional bases covered. She’s using organic grass-fed pork chops, which is key, and she’s seasoning them up with rosemary, mustard, lemons, and garlic for an interesting flavor profile. The nice thing about eating a Paleo meal is that you can typically taste each of the ingredients used, rather than have a one-dimensional flavor to it. Serve these up with Paleo friendly applesauce and a side of greens and you’re good to go.

    43. Lemongrass Pork Chops
    If you’ve been wanting to start cooking with more lemongrass, this is one way to do it. Lemongrass makes pork taste really good, which is surely why they’re using it here. There’s also garlic and lime being used, but the main thing you’re going to taste here is the lemongrass, as it has a pretty strong flavor to it. They cook these up with nice crust to the outside and have a sauce drizzled on top, and say that it’s Vietnamese inspired. They advise that this recipe does take a little bit of time, so not one to attempt when you’re in a rush.

    44. Pork Chops with Chunky Sweet Curried Sauce
    It’s nice that she’s separated this recipe into two instructions, one for the pork chops and one for the sauce, as it makes it easier to follow along and keep things organized. The pork chops themselves are basic enough, incorporating a blend of herbs and seasonings to enhance the flavor. The sauce is what we were most interested in, since sweet things on Paleo can be tricky to pull off. She’s getting the job done with coconut milk and apples for the sweet flavor, and curry powder for the curry flavor of course.

    45. Apple Allspice Smoked Pork Chops
    There are two key elements at work with these pork chops. First, you’ll need to marinate them as directed, and it’s recommended to let them soak for a long time if you want to replicate the results. And second, you’ll need to have a smoker to cook them up just like they do here. The combination of these means that you’ll end up with flavor that goes all the way throughout the meat, and smokiness that is cooked right into the chops. Be sure that your apple juice concentrate is organic.


    Photo: Delightful Taste Buds

    46. Citrus Thyme Pork Chops
    Anytime you marinate your pork chops overnight, you’ll be glad you did, and you may never go back to eating them without marinating them again. The reason this works so well is that the marinating process both tenderizes the meat, and allows it to soak up the flavor. Cooking up your pork chops without marinating them results in a tougher meat, and this is one way to get around that. The use of citrus from the orange juice further helps soften up the meat and goes wonderfully with the thyme.

    47. Pan-Seared Pork Chops in a Chimichurri Sauce
    It’s not everyday you see chimichurri sauce being added to pork chops, but there’s really no reason why they shouldn’t go together. Luckily for us Paleo eaters chimichurri sauce is totally OK, it’s a mix of herbs and red wine vinegar, and it helps these pork chops taste even better. They’re searing them up in the pan first, so they’ll have a nice crunch and crisp to the outside, while remaining tender on the inside. You’re in control of how much chimichurri sauce you use per chop, or per bite, which is great.

    48. Herbed, Pan Fried Pork Chops
    Pork is a pretty good palate to work with, since it doesn’t have a very strong flavor all by itself. Here they are using rosemary and thyme as the herbs, and the way they cook them up insures that the herbs will stick to the meat, so you’ll get them with every bite. Be sure to use grass-fed butter to keep it all Paleo. The mushroom sauce is a nice bonus to these pan-fried wonders. These are sure to become your go-to pork chops when you want a buttery, delicious treat.

    49. Pork Chops with Braised Bacon and Apple Cabbage
    These pork chops come out looking absolutely amazing, and it’s because of the use of braised bacon. The braising makes the bacon taste awesome, and they provide instructions on making an apple cabbage. This is nice because eating cabbage by itself can be a bit boring, and the taste leaves something to be desired. But the way they’ve prepared it here gives it an apple taste which of course goes great with the pork chops, while giving you the nutrition of cabbage, including fiber to help it all make its way through you.

    50. Apple-Bacon Pork Chop Stew
    Here’s a pork chop “stew” that will supply you with plenty of cabbage to offset the pork you’ll be eating. There are also carrots and apples used, so there will be a sweetness to this as well. The main reason people “fail” on Paleo is by putting too much of an emphasis on meat. This is not a meat only diet by any means, and they are missing the point of the hunter-gatherer equation. Early man wasn’t just eating the animals they killed, but the vegetables, fruits, and nuts that were all around them. In that way it was a very balanced diet, one that the body still responds well to.

    51. Pork Chops and Apples
    Forget making a sauce out of your apples, just eat the apples whole with these pork chops. They’re recommending the use of organic pork chops, and they should also have mentioned that you should be using organic apples, as there’s a big difference between conventional apples and organic. They serve them both up with a side salad, since Paleo is slanted more towards getting meat and vegetables into your body, with fruit taking more of a peripheral role. The ingredients list and cooking instructions are both short, so this is an easy recipe to whip up. It’s also a great twist to the old “pork chops and applesauce” standby made famous by the Brady Bunch.

    52. Apple Cider Vinegar Pork Chops
    If you don’t know of the benefits of apple cider vinegar, just rest assured that it’s a great food item to have on hand. It helps your digestive system, and for Paleo eaters it’s all about getting your body to function at optimal level, especially your digestion. You do end up eating a lot of meat on this diet, which is balanced out with all of the vegetation you consume, but anything that helps you break down foods is welcome. These pork chops come from a Whole30 recipe, and anytime you see a Whole30 recipe you’ll know it’s also Paleo-approved.

    53. Orange Apricot Pork Chops
    Oranges and apricots combine with these pork chops to give you a sweet and tangy flavor to go with the savory pork. They’ve removed any grains from this recipe, usually found in the coating used in conventional pork chop recipes. There’s also no dairy, and it becomes evident that Paleo is effective not just because of the nutritious foods you’re eating, but because it avoids the types of foods that cause the most problems for humans. You’re left with clean food that is put to good use by the body.

    54. Herb Marinated Grilled Pork Chops
    Marinating your pork chops gives you great results, the same way that marinated chicken and steak taste better than non-marinated. She’s not holding anything back with this recipe, and bombards your senses with an eclectic mix of herbs and spices. There’s rosemary, thyme, sage, red pepper, peppercorns, and more all vying for attention from your taste buds. These pork chops will definitely make an impression, and a good one at that. Perfect for entertaining or just when you want a delicious meal that is easy to make and turns out great.

    55. Pork Chops with Herbs and Grapes
    The robust flavor of herbs meets the sweet flavor of the grapes in these pork chops. It’s always a good idea to include something sweet with your pork chops, which is why pork chops and applesauce works so well together. The grapes provide just the right amount of sweetness, and are an interesting ingredient that you don’t see paired with pork too often. But when it tastes this good it’s sure to catch on. Rosemary and sage is a time tested herb pairing, and is just right when added in with the grapes.

    56. Roasted Garlic Spinach and Mushroom Stuffed Pork Chops
    These pork chops are absolutely stuffed with the flavor of roasted garlic, spinach, and mushrooms. That’s a lot going on, and it all works to make the pork taste even better. Not to mention you’re getting nutrients from the garlic, spinach, and mushrooms, so you end up with a healthier meal in addition to the flavor upgrade. Spinach has plenty of phytonutrients and fiber which will help you digest the fiberless pork. Garlic also helps the digestive system and mushrooms are another source of fiber.

    57. Pork Loin Chops with Apples and Cranberries
    Using pork loin to make your chops means you’re getting a lean cut of pork but still getting all of that savory flavor. Add in some apples and you’re well on your way to a delicious meal. Then add in some cranberries and you shake things up so it’s not boring and typical. The tartness of the cranberries adds in a new flavor dimension, countering both the sweetness of the apples and the savory flavor of the pork loin. What results is an interesting flavor combination that takes pork chops to a new dimension.

    58. Cream of Mushroom Chops
    No cream is used in these cream of mushroom chops, and instead they’ve gone with coconut milk to give it that creamy consistency. No cans of condensed soups are used in this recipe either, which is a recurring theme with Paleo, which eschews using packaged and processed foods in favor of using fresh and pure ingredients. The end result provides the same type of flavor as you’d expect from a chef-caliber cream of mushroom soup to go along with a wonderful pork chop.

    59. Pork Chops with Apple Compote
    The apple compote that comes alongside these pork chops takes the place of applesauce and does a great job of filling in. She puts a nice sear on these pork chops using coconut oil as the oil, then drops them in the oven to finish cooking. While that’s happening you make up the apple compote so it’s all ready at the same time. She’s using pastured pork chops so they’re fed a natural diet and allowed to roam around instead of being subjected to the sort of feed and living conditions of conventionally raised pigs.


    วันจันทร์ที่ 13 ธันวาคม พ.ศ. 2553

    Thai Street Food

    Thailand is well-known as "the land of smiles." Thais are friendly and well-known as "food lovers." Many say "Thais love to eat. Thais eat several meals per day." In response to these comments, I have to say, yes, Thais love to eat but we eat 3 meals per day just like the rest of the world. The difference is that Thais love to snack. Our snacks range from fresh fruits to deep-fried food. In Thailand, it is so easy to find food. Street vendors are everywhere. If there are people, there are food. One of the greatest joys of living or traveling in Thailand is the abundance and variety of food.

    Street vendors, street food, roadside stands, food stands, food stalls or whatever you would like to call it, simply involves something mobile that allows an owner (or a cook in most cases) to push them around, from home and back. Many people may think that street food is not clean, but in fact with many vendors it is clean. And many of the owners are unpretentious. The owners push a cart from home to their selling location and then back home and clean the cart every night. Street food offers an incredibly cheap price and some offer incredibly good taste. Sometimes it is even better than a famous restaurant.

    Some street vendors offer such good food that you will have to wait for a table along the street. Particularly in these cases, street food is not only for poor or middle class people - you will often find a businessman or wealthy people ordering the street food. Do not expect a menu from a street vendor because there are not any. Most street vendors only offer one dish, just their specialty. Street food offers a wide variety of choices - curry, fried rice, noodle dishes, stir-fried, salad, fresh fruits, desserts, etc. Basically you name it. You might be able to even find grilled lobsters in China town at a reasonable price. Of course, I cannot forget to mention all the bizarre food like deep-fried frogs, deep-fried birds, deep-fried grasshoppers, etc.

    The following are the top 10 street food dishes that I think are better than what restaurants have to offer. In other words, you should buy the following food from a street vendor rather than from a restaurant.

    Som Tum - Spicy shredded green papaya salad with peanuts and tomatoes
    Larb - Spicy minced meat with chopped shallots, onions, chilies and coriander
    Khao Mun Gai - Steamed chicken with rice cooked in chicken stock and garlic
    Jok - Rice porridge with ground Cerdo, fresh ginger and green onion (some may add egg)
    Lad Nah - Stir-fried thin or wide rice noodles with light gravy bean sauce and Chinese kale
    Hoi Tod - Fried oysters in batter with egg on a bed of beansprouts
    Pad Thai - Stir-fried medium rice noodles with egg, dried shrimp and fried bean curd sprinkled with peanuts (served with beansprouts)
    Satay - Slivers of chicken or Cerdo grilled on a stick, served with sauce and cucumber
    Khao Moo Daeng - Chinese-style red Cerdo with rice, boiled eggs and cucumber
    Khao Tom - Rice soup with a selection of meat and vegetable side dishes

    There is so much more street food than I can list here. The above 10 dishes are those I particularly think are better to buy from a street vendor. One of the greatest joys of living in Thailand is the opportunity to try out food from different places at a reasonable price. I grew up in Bangkok and I have to say that Bangkok has bad traffic. I mean very bad traffic. You can literally sit in a car or a bus for hours and hours. Even though people in Bangkok live with bad traffic, most people will travel a long way through heavy traffic just to eat street food. I have to say I was among them.

    Another type of food vendors that I want to mention are not on land, but instead on canals (called Klong in Thailand). Along Klongs, you may find sellers paddling their boats selling fresh fruit and vegetables, noodle dishes, curries, etc. just like street vendors. The quality can be just as good as the street vendors.

    Street food can be as good as restaurant food. It is fresh, cheap and good. Part of the fun of living in Thailand is the chance to find street food that is even better than food in restaurants. Some street food may not be as clean, but in many cases, vendors do a good job of making sure the food is clean. There is certainly food for working class people, and food can be found in a wide variety of locations. Next time when you smell some mouth-watering food, stop by and give it a chance. You will not only experience good food, but friendly people as well.


    Ver el vídeo: Chuletas de Cerdo a la Parrilla o Plancha