blackmilkmag.com
Nuevas recetas

Ensalada de remolacha asada y rúcula con semillas de calabaza tostadas

Ensalada de remolacha asada y rúcula con semillas de calabaza tostadas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Ingredientes

  • Cuatro remolachas de 1 pulgada de diámetro
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, y más para asar
  • Sal y pimienta negra recién molida, al gusto.
  • ¼ de taza de semillas de calabaza
  • 1 cucharada de vinagre de vino tinto
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 6 rábanos, cortados en rodajas finas
  • 4 tazas de rúcula

Direcciones

Precalienta el horno a 375 grados.

En un tazón, mezcle las remolachas en suficiente aceite de oliva para cubrirlas. Sazone con sal y pimienta al gusto. Envuelva las remolachas individualmente en papel de aluminio y colóquelas en una bandeja para hornear. Ase las remolachas durante 30 minutos o hasta que un cuchillo de pelar insertado en el centro pase fácilmente. En los últimos 15 minutos de asado, esparza las semillas de calabaza en otra bandeja para hornear y colócalas en el horno.

Mientras tanto, agregue el vinagre de vino tinto a un tazón y mezcle el aceite de oliva. Sazone el aderezo con sal y pimienta al gusto. Agrega el orégano.

Cuando las remolachas y las semillas de calabaza estén listas, sáquelas del horno y déjelas enfriar. Una vez que las remolachas se hayan enfriado, retírelas de sus paquetes de papel de aluminio, pélelas y córtelas en rodajas de aproximadamente ¼ de pulgada de grosor. Mézclelos a mano con los rábanos y la rúcula en el aderezo. Servir.


Ensalada de remolacha asada

Caliente el horno a 375 grados F. Enjuague las remolachas en agua y corte los tallos y la base. Coloque las remolachas en un tazón y mezcle con una cucharadita de aceite de oliva, una cucharadita de pimienta de cayena y sal. A continuación, envuelva cada remolacha en un trozo de papel de aluminio. Cuando todas las remolachas estén envueltas, colóquelas en una sartén o bandeja de hojas y ase en el horno durante 45 minutos o hasta que las remolachas estén bien cocidas. Cuando las remolachas se enfríen, desenvolverlas, pelarlas y cortarlas en cuartos.

Mezcle las semillas de calabaza, una cucharadita de aceite de oliva y una pizca de pimienta de cayena y tueste en una sartén pequeña a fuego medio-alto.

Para el Aliño
Batir el vinagre balsámico, dos cucharadas de aceite de oliva y sal y pimienta al gusto.

En un tazón, combine las secciones de remolacha con un poco del aderezo. En un tazón aparte, combine la rúcula con un poco del aderezo también. Para armar, coloque un lecho de rúcula en un plato. Luego, agregue seis trozos de remolacha asada y decore con semillas de calabaza tostadas, queso Cotija y rocíe con aderezo adicional.


Ensalada de remolacha con queso feta y semillas de calabaza

Ingredientes Métrica de EE. UU.

  • Para la ensalada de remolacha
  • 4 libras de remolacha pequeña, colores mezclados si lo desea
  • 1/2 taza más 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1/2 cucharadita de sal kosher
  • 1/4 taza de agua
  • 6 cucharadas de vinagre de jerez
  • 1 chalota, en rodajas finas
  • Para las semillas de calabaza saladas
  • 1 1/2 tazas de semillas de calabaza crudas
  • 1 cucharadita de aceite de oliva extra virgen
  • 1/4 cucharadita de sal kosher
  • Para la Vinagreta de la Casa
  • 3 cucharadas de cebolla morada picada
  • 2/3 taza de aceite de oliva
  • 1/4 taza de aceite de canola u otro aceite de sabor neutro
  • 1/4 taza de vinagre de arroz sin condimentar
  • 1 cucharada de azúcar granulada
  • 1 cucharadita de mostaza Dijon granulada
  • Sal kosher y pimienta negra recién molida
  • Servir
  • 4 tazas de hojas de berros empaquetadas
  • 1/4 taza de vinagreta de la casa
  • 4 onzas de queso feta, desmenuzado
  • Sal kosher y pimienta negra recién molida

Direcciones

Precalienta el horno a 200 ° C (400 ° F).

Corta las hojas verdes de las remolachas y deséchalas o reserva para otro uso, dejando aproximadamente 1/2 pulgada (1 cm) de tallo. Frote las remolachas con agua corriente y séquelas con toallas de papel. Coloque las remolachas en una fuente grande para hornear y mezcle con 2 cucharadas de aceite de oliva y sal. Vierta el agua en la fuente para asar y cubra bien con papel de aluminio. Ase las remolachas hasta que estén tiernas cuando las pinche con un cuchillo, de 50 a 60 minutos. Tenga en cuenta que el tiempo de tueste dependerá del tamaño y tipo de remolacha.

Retire el papel de aluminio de la bandeja para hornear y déjelo a un lado hasta que las remolachas estén lo suficientemente frías para manipularlas. Pelar las remolachas y luego cortarlas en rodajas.

En un tazón mediano, bata la 1/2 taza de aceite de oliva restante, el vinagre de jerez y la chalota. Si usa más de un solo color de remolacha, divida el aderezo en varios tazones para evitar que las remolachas más oscuras derramen sus jugos de colores en las remolachas más claras. Agregue las rodajas de remolacha a los tazones y mezcle con el aderezo. Deje marinar las remolachas durante al menos 2 horas a temperatura ambiente o refrigérelas tapadas hasta por 12 horas.

Mientras se marinan las remolachas, coloque una sartén grande de hierro fundido a fuego medio. Agregue las semillas de calabaza y tueste, revolviendo constantemente, hasta que estén infladas y ligeramente doradas, aproximadamente 10 minutos. Rocíe con aceite de oliva, espolvoree con sal kosher y revuelva para cubrir. Retire la sartén del fuego. Reserve 1/4 taza de semillas de calabaza para la ensalada. (Las semillas de calabaza restantes se pueden enfriar y almacenar en un recipiente hermético hasta por 3 días).

En una licuadora, combine la cebolla, el aceite, el vinagre, el azúcar, la mostaza y la sal y la pimienta, al gusto, y mezcle hasta que esté cremoso, aproximadamente 1 minuto.

Escurre las remolachas y desecha la marinada. En un tazón mediano, mezcle suavemente las remolachas marinadas con los berros y la vinagreta de la casa. Adorne con 1/4 taza de semillas de calabaza saladas y el queso feta desmenuzado. Sazone con sal y pimienta y servir.

Reseñas de probadores de recetas

Esta receta se puede ampliar o reducir fácilmente y tiene 3 elementos distintos: la remolacha, las verduras y la guarnición de queso feta y nueces, que la hacen atractiva al instante.

Esta receta requiere un poco de tiempo para planificar, pero eso no debería desanimarlo. Si comienza esto la noche anterior, puede tostar las semillas de calabaza mientras se tuestan las remolachas y dejarlas a un lado (¡un lote completo de nueces le permite tomar un bocadillo sin sentirse culpable!). Sentí que el tiempo de tueste era demasiado optimista a menos que tuvieras remolachas tiernas diminutas (a la 1 hora mis remolachas medianas todavía estaban firmes y también más trabajo para pelar, por lo que presupuestaría más de una hora para asar).

El tiempo sugerido de marinado de las remolachas es de 2 a 12 horas, pero no sufrió en lo más mínimo al ser entregadas de 14 a 15 horas, y como mi medio lote de remolachas aún excedía lo que necesitaba para 2 personas, guardé el medio cuarto de rodajas de remolacha con la marinada que había reservado y las volví a marinar para seguir marinando un poco más, suavemente, hasta otra comida.

Como los berros no estaban disponibles, usé rúcula silvestre (rúcula) para obtener una nota picante similar. Una buena mȃche funcionaría muy bien también. Lave y centrifugue las verduras que use lo más minuciosamente posible.

El aderezo para ensaladas es un buen equilibrio y se agita maravillosamente en la licuadora, pero si se deja reposar durante la noche en el refrigerador, deberá agitarlo. No tenía por qué preocuparme de que la cebolla cruda fuera dominante; estaba bien equilibrada y la leve dulzura funcionaba con las verduras picantes y las remolachas terrosas.

Asé las remolachas por separado para preservar el color, pero como la marinada no tenía un gran volumen, no estaba seguro de que dividir la marinada funcionaría, así que decidí tirar la dirección de arte a un lado y marinar las remolachas rojas y doradas juntas y acepté. el color sangra como parte del encanto.

Esta ensalada era una ensalada bonita con las remolachas de colores y sería perfecta en una mesa navideña.

Nos gustó el color de las remolachas doradas y el morado de la ensalada. Mariné las remolachas durante 2 horas y la próxima vez las marinaré en el refrigerador por más tiempo. Nos gustó la vinagreta y podemos usarla en otras verduras para ensaladas de cualquier tipo. Las semillas de calabaza realmente agregaron mucho a la ensalada.

#LeitesCulinaria. Nos encantaría ver tus creaciones en Instagram, Facebook y Twitter.


Ensalada de remolacha con vinagreta de aceite de semilla de calabaza y nueces de macadamia tostadas

Remolachas de nuevo, ¿de verdad? Lo sé, ya debes estar hasta las orejas en remolacha (bueno, al menos yo lo estoy). Pero, estoy haciendo todo lo posible para abrazar lo que todavía está en temporada, así que es la remolacha. Para animar las cosas, agregué un poco de queso de cabra muy sabroso, un puñado de mache y hojas de rúcula picante, brotes de cebolla, nueces de macadamia tostadas (más sobre esto en un momento) y una vinagreta hecha de aceite de semilla de calabaza. He asado la mayoría de las remolachas, pero también las he cortado en rodajas crudas (muy finas en una mandolina). Las remolachas asadas son dulces y tiernas, las crudas son crujientes y suaves.

Las nueces de macadamia frescas y crudas aún en su cáscara se adquirieron en una visita reciente a California. La semana pasada estuve en San Diego por trabajo, pero aún así logré encontrar mi camino a un par de granjeros y mercados # 8217 (por la noche), sorpresa, sorpresa. Y tengo que decir, estoy completamente celoso de los productos de California & # 8212 de la variedad de cítricos (naranjas sanguinas, toronjas, limones, limas & # 8230), varias variedades de aguacates (más allá de la omnipresente variedad Haas), nueces frescas y incluso el erizo de mar (¡qué bueno!) & # 8212 era como un niño en una tienda de golosinas.

Recogí algunos aguacates, una variedad llamada tocino y otro llamado fuerte, además de unas nueces de macadamia crudas que hicieron el viaje de regreso conmigo. Si nunca ha encontrado una nuez de macadamia fresca, es una nuez extremadamente difícil de romper. Sin embargo, con un poco de ingenio (y un martillo) y mucha paciencia, puede liberar la nuez de su resistente cáscara. Las nueces de macadamia tienen un alto contenido de grasas (monoinsaturadas), lo que las hace cremosas y, cuando están tan frescas, tienen un dulzor. Puedes comerlos crudos o tostarlos en el horno para realzar su sabor.

Por supuesto, también puede cubrir esta ensalada con su nuez o semilla favorita (ya sin cáscara).

El aceite de semilla de calabaza es mi último hallazgo culinario. El aceite de semilla de calabaza tiene un color verde esmeralda profundo con sabores tostados y de calabaza. Sus usos culinarios y medicinales se remontan a cientos de años. He leído que es excelente sobre salmón, vieiras chamuscadas, pasta, verduras asadas, para terminar las sopas, un chapuzón para pan, combinado con queso suave e incluso sobre helado de vainilla (con pistachos tostados). También hay aceites de calabaza, como butternut, delicata, bellota y kobacha sobre los que leí aquí & # 8212 no puedo & # 8217t esperar para tener en mis manos algunos de estos.

Esta es Sophia, una cabra y queso de leche # 8217 de Capriole Farms en Indiana. Es suave y sedoso, y solo un poco terroso / herboso (pero de una manera buena y extremadamente sabrosa). Es uno de mis quesos favoritos de todos los tiempos. Era un cliente frecuente de Capriole Farms en el Green City Market de Chicago. Puede encontrar su queso en la mayoría de Whole Foods y en algunas tiendas de quesos de especialidad en todo el país. Dicho esto, hay muchos otros grandes fabricantes de quesos artesanales por ahí. Es mejor probar tantos como puedas.

Y sí, estoy completamente loco & # 8230pero logré abrir todas y cada una de estas nueces de macadamia, y están deliciosas. La clave es abrir la cáscara sin aplastar la nuez por dentro, no es una tarea fácil. Coloqué las nueces, una a la vez, debajo de la arpillera para que no volaran, y les di algunos buenos golpes con un martillo, haciendo todo lo posible para romper la cáscara sin pulverizar la nuez por dentro. A partir de entonces, asarlos en el horno durante unos 15 minutos más o menos (a 325 grados), hasta que estén tostados y dorados.

No mezcle las hojas de remolacha, se pueden saltear en aceite de oliva con sal y pimienta.

Ensalada de remolacha con vinagreta de aceite de semilla de calabaza

8 remolachas pequeñas a medianas (chioggia, roja o amarilla)
Aceite de oliva virgen extra
Un par de puñados de verduras (como mache, rúcula, mezclum)
Queso de cabra desmenuzable y leche # 8217s (chèvre)
Nueces / semillas tostadas (como macadamia, avellanas, almendras), picadas
Un puñado de brotes (como cebolla, rábano, girasol, etc.)
Vinagreta de aceite de semilla de calabaza (receta a continuación)
Sal marina y pimienta negra recién molida al gusto

Precalienta el horno a 425 grados. Mezcle todas las remolachas menos una o dos en aceite. Condimentar con sal y pimienta. Envuelva en papel de aluminio, colóquelo en una bandeja para hornear y ase en el horno hasta que esté tierno con un tenedor, aproximadamente de 1 a 1 1/2 horas, revisando las remolachas cada 20 minutos aproximadamente. Cuando las remolachas estén lo suficientemente frías para manipularlas, córtelas en trozos del tamaño de un bocado (no es necesario pelarlas). Corta las remolachas crudas reservadas en rodajas muy finas (en una mandolina si es posible).

Arma la ensalada. Coloque las remolachas asadas y las verduras en capas, cubra con las remolachas crudas en rodajas, el queso de cabra y # 8217s, los brotes y las nueces tostadas. Rocíe con aderezo. Sazone con sal y pimienta al gusto.

Vinagreta de Aceite de Semilla de Calabaza

1 diente de ajo
2 cucharaditas de chalota finamente picada
1 cucharadita de hojas de tomillo frescas, finamente picadas
1/2 cucharadita de semillas de comino tostadas y molidas
4 cucharadas de aceite de semilla de calabaza (o sustitúyalo por otro aceite de nuez o aceite de oliva)
2 cucharadas de vinagre de vino blanco o champagne
Sal marina y pimienta recién molida al gusto
Exprimido de limón

Machaca el ajo con un mortero (o el lado de un cuchillo de chef & # 8217s), con un poco de sal, hasta que se convierta en una pulpa. Agrega la chalota, el tomillo y el comino. Batir el aceite de semilla de calabaza y el vinagre. Condimente con sal y pimienta y un chorrito de limón al gusto.


Ensalada de rúcula y remolacha dorada & # 8211A veces, lo simple es lo mejor

Creo que una de las razones por las que amo tanto los meses más fríos es porque es la temporada de la remolacha. Las remolachas se conocen como & # 8220dulces de invierno & # 8217s& # 8220. Puede encontrar remolachas durante todo el año, pero durante los meses de otoño e invierno están en su punto máximo de delicia & # 8211 y no puedo & # 8217 obtener suficientes de ellas. Las remolachas rojas y amarillas tienen un sabor terroso y naturalmente dulce cuando se tuestan. Las remolachas (o remolachas) son las llamadas & # 8220raíz principal& # 8221 de la planta de remolacha. Una gran proporción de la remolacha roja producida comercialmente (la variedad más común) se conservan en escabeche, pero las remolachas amarillas (mi variedad favorita) se cultivan a una escala mucho menor y se utilizan normalmente para el consumo doméstico.

Las remolachas amarillas son divinas. Ligeramente menos terrosos y posiblemente un poco más dulces que sus primos rojos, las remolachas amarillas son visualmente impresionantes cuando simplemente se asan y se cortan en rodajas. Las remolachas son excelentes directamente, pero también son maravillosas en ensaladas. A esto lo llamo ensalada simple porque solo hay unos pocos ingredientes, pero los sabores y colores son brillantes. Combino las remolachas amarillas dulces asadas con una rúcula bebé, uno de mis verdes favoritos. La rúcula bebé es la rúcula que se cosecha joven. Es más pequeño, más delicado y no tan intensamente picante como la rúcula normal. Rúcula, también conocida como & # 8220cohete& # 8221 o & # 8220rúcula& # 8221 se ha vuelto más popular en los últimos años, pero sigue siendo una verdura crucífera menos reconocida.

Mucha gente no sabe que la rúcula tiene muchas de las mismas propiedades nutricionales que otras verduras de la misma familia, como la col rizada, el brócoli y las coles de Bruselas. Agregué un poco de queso de cabra suave y picante para complementar tanto las remolachas asadas como el sabor picante de la rúcula bebé. Las pepitas (semillas de calabaza) ligeramente tostadas agregan un poco de crujiente, mientras que la vinagreta de tomillo fresco y mostaza y limón elevan los sabores simples sin ser abrumadores. Esta es una gran ensalada simple para tener en su repertorio y será una excelente adición a cualquier comida.


Convierta esta ensalada en una comida

Esta deliciosa ensalada es el aperitivo o acompañamiento perfecto. Si bien está lleno de sabor y nutrición, por sí solo, no es una comida completa.

Si desea convertir esta ensalada de calabaza y remolacha en una comida completa, ¡considere agregar algunas proteínas y carbohidratos de origen vegetal! También puede doblar la cantidad de calabaza y / o remolacha que asa para crear una ensalada más abundante.

Esta ensalada quedaría deliciosa con:

  • Quinua cocida
  • Palta
  • Garbanzos o lentejas
  • Camote al vapor o asado
  • Arroz salvaje cocido
  • Tofu (marinado en "queso feta" o frito con un poco de aderezo adicional para ensaladas)

¡Espero que disfruten de esta receta! Si lo logras, califica y comenta a continuación para que otros se beneficien de tu experiencia.


Obtenga la receta de ensalada verde con aderezo de semillas de calabaza

¿Hiciste esta receta? ¡Dime cómo te resultó!
Deje un comentario y calificación de estrellas a continuación y comparta una imagen con el hashtag #veggiedesserts. Me encanta ver tus recreaciones de mis recetas y pasteles vegetarianos y veganos.

¡Gracias por revisar mi receta! Me encanta escuchar de mis lectores. Todos ustedes me permiten hacer lo que amo y escribir este blog de comida del Reino Unido, compartiendo recetas vegetarianas y veganas, recetas de pasteles de verduras, pasteles veganos y también postres veganos fáciles.
Kate x


Ensalada de remolacha asada y rúcula con semillas de calabaza tostadas - Recetas

Ensalada De Rúcula Con Remolacha Asada Y Bruschetta De Queso De Cabra

8 remolachas pequeñas o 4 medianas, puede usar una mezcla de rojo y amarillo, si está disponible
3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, más 1 cucharada para rociar
1 cucharada de aceite de nuez
1 cucharada de vinagre de jerez
1 cucharada de miel
sal marina y pimienta negra recién molida, al gusto
1 baguette a la francesa
½ taza de queso de cabra, desmenuzado
8 onzas de rúcula u otras verduras favoritas
nueces caramelizadas, ver receta a continuación

1. Precaliente el horno a 400 ° F. Retire las hojas de remolacha, si están unidas, dejando 1 pulgada de tallo para evitar perforar la piel. Coloque las remolachas en una fuente para hornear (use platos separados para las remolachas rojas y doradas, ya que las remolachas rojas “sangran”). Agregue ¼ de pulgada de agua, cubra y hornee hasta que las remolachas estén tiernas al pincharlas, de 40 minutos a 1 hora, dependiendo del tamaño. Agregue más agua si la remolacha amenaza con secarse. Cuando las remolachas estén lo suficientemente frías para manipularlas, pélelas y córtelas en gajos. (Se puede hacer uno o dos días antes y refrigerar, llevar a temperatura ambiente antes de agregarlo a la ensalada).

2. En un tazón pequeño, mezcle 2 cucharadas de aceite de oliva, aceite de nuez, vinagre de jerez, miel, chalota y sal y pimienta al gusto. Deje reposar durante 30 minutos para que el sabor de la chalota se suavice. Prueba y ajusta el sazón.

3. Precaliente el horno a 350. Con un cuchillo de sierra, corte la barra de pan en una diagonal afilada para hacer 4 rebanadas espectaculares de aproximadamente 7 pulgadas de largo y ¼ de pulgada de grosor. (Tendrá pan sobrante). Con 1 cucharada de aceite de oliva, cepille las rebanadas ligeramente por ambos lados. Ponga en una bandeja para hornear y hornee hasta que esté ligeramente dorado.
Retirar del horno y repartir el queso de cabra encima de las tostadas. Rocíe ligeramente con aceite de oliva. Regrese al horno mientras prepara las ensaladas, durante unos 10 minutos.

4. Mientras se hornean las tostadas de queso, mezcle las hojas de ensalada con suficiente aderezo para cubrirlas ligeramente. Sazone con sal y pimienta al gusto y coloque en 4 platos. Mezcle las remolachas con un poco de aderezo y sazone con sal. (Mezcle las remolachas rojas y doradas por separado). Esparza las remolachas sobre las hojas. Divida el queso tibio entre las 4 tostadas, distribuyéndolo uniformemente. Adorne cada ensalada con una tostada con queso.

5. Retirar del horno y repartir el queso de cabra encima de las tostadas. Rocíe ligeramente con aceite de oliva. Regrese al horno mientras prepara las ensaladas, durante unos 10 minutos.

6. Mezcle las hojas de ensalada con suficiente aderezo para cubrirlas ligeramente. Sazone con sal y pimienta al gusto y coloque en 4 platos. Mezcle las remolachas con un poco de aderezo y sazone con sal. (Mezcle las remolachas rojas y doradas por separado, si usa ambas). Esparza las remolachas sobre las hojas. Decora cada ensalada con una bruschetta tibia. ¡Disfrutar!

Para las nueces caramelizadas

1/4 taza de nueces picadas
1 cucharada de azucar

1. En una sartén pequeña, a fuego medio-bajo, combine el azúcar y las nueces. Cuando el azúcar comience a derretirse, use una cuchara de madera para asegurarse de que todas las nueces estén cubiertas con el azúcar.

2. Cocine hasta que el azúcar se haya derretido por completo y las nueces estén doradas. Retire del fuego inmediatamente transfiera las nueces caramelizadas a papel pergamino u otra superficie antiadherente para enfriar. (Puede hacerse con varios días de anticipación).


Receta de ensalada de remolacha asada y naranja sanguina con verduras picantes

Mi tía condujo cuatro horas el día de Navidad para traerme una bolsa llena de deliciosos y perfectos cítricos del valle central de su ciudad en las afueras de Fresno. Recién elegido. Apuesto a que todos desearían tener una tía como la mía. La bolsa estaba llena de naranjas sanguinas, limas kaffir y hojas (su amiga tiene un árbol), mandarinas, limones amarillos grandes especiales y un frasco de su cuajada de limón casera. También trajo una bolsa de cítricos para mi hermana Heather (que tuve la tentación de pasar).

Tuvimos una comida deliciosa con mucha familia presente este año: tías, tíos, primos (¡te extrañamos Carrie!), Esposos, abuela y un bebé. El menú era el siguiente:

-Plato de muestra de queso
-Dip de pesto de espinacas de Suzy + galletas de pita
-Papá cocinó el jamón (se veía dulce con un poco de costra)
-Raviolis de calabaza con relleno de acelgas de cebolla dulce (entrada vegetariana)
-Ensalada de invierno con nueces + arándanos secos
-Vinagreta de cítricos
-Bonitas papas horneadas dos veces de la tía Shay
-Pan de cítricos navideños de la tía Shay
-Tarta
-Corteza de menta casera

Si renuncia a la receta, publicaré la receta de mis tías para su pastel de pan de cítricos navideños el próximo año antes de las vacaciones. Es hermoso a la vista: rubio con frutas confitadas de color naranja y amarillo. Te juro que cambiará tu forma de pensar sobre los pasteles de frutas de fin de año.

Entonces, volviendo a los cítricos en cuestión, manejé a casa a San Francisco más tarde esa noche y estaba tratando de pensar en qué hacer con mi bolsa especial de sol. Decidí probar esta hermosa ensalada de remolacha asada + naranja sanguina de Maria Helm Sinskey. Hice su pan de jengibre fresco con crema suave el año pasado y estaba deseando poder hacer más de sus recetas.

Un par de cosas para empezar. En realidad, esta no es una ensalada que puedas preparar; tienes que asar y marinar un poco, así que planifica con anticipación. Además, esta es una ensalada de remolacha, por lo que si eres un amante de la remolacha, esta ensalada tiene tu nombre; si no, es posible que desees aprobar. En el frente naranja, María recomienda estar atento a las naranjas sanguinas más pequeñas con un poco de ese bonito rubor en la piel; estoy de acuerdo, me parecen más dulces y jugosas.

Esta ensalada también se puede preparar sin las verduras, o con solo un poco de verduras como guarnición. La vinagreta es deliciosa y la ensalada se ve hermosa, colorida e impresionante como parte de una gran variedad. Sería una gran adición a cualquier buffet de invierno.

Suscríbase a mi boletín informativo semanal sin publicidad, con recetas, inspiraciones, lo que estoy leyendo / viendo / comprando.
(Obtendrá un enlace para un libro electrónico en PDF gratuito con 10 recetas)


Ensalada de remolacha asada

Esta ensalada de remolacha asada es perfecta para los meses de otoño e invierno con los colores contrastantes de la remolacha roja y dorada.

Siempre me río cuando comparto recetas con remolacha porque hasta hace unos años no podía soportar la idea de comerlas, y mucho menos amarlas. Como algunos de ustedes pueden relacionarse, crecí sabiendo solo un tipo de remolacha y esas provenían de un frasco. Me animaron encarecidamente a probar las remolachas asadas frescas y de inmediato me enamoré de su sabor dulce y terroso. Desde entonces se han convertido en algo habitual en mi cocina y mi forma favorita de disfrutarlos es encima de una ensalada.

Esta ensalada es lo suficientemente elegante para una cena, pero es simple en todos los sentidos posibles. Se necesitan pocos ingredientes para unirlo con muy poco tiempo de mano. Asar las remolachas lleva un poco de tiempo, pero es principalmente el horno el que hace todo el trabajo. Simplemente envuelva la raíz de remolacha en papel de aluminio y colóquela en el horno durante una hora o hasta que la remolacha se haya ablandado. Para ahorrar aún más tiempo, puede asar las remolachas con anticipación y pelarlas y picarlas en el refrigerador listas para usar. El toque de color y dulzura que agrega a la ensalada es la perfección.

Esta ensalada de remolacha asada será una adición hermosa y saludable a su mesa. Aquí utilicé una combinación de remolacha roja y dorada, principalmente para los toques de color, pero simplemente usar una u otra funcionará también. Puede servir esto como guarnición o agregar algo de proteína, como salmón o pollo, para una comida completa.

Los ingredientes enumerados en la receta se basan en medidas aproximadas, pero se ajustan según la preferencia y las porciones necesarias. El aderezo se mantendrá en el refrigerador durante varios meses.



Comentarios:

  1. Camdan

    coincidencia absolutamente accidental

  2. Kassim

    Fue especialmente registrado en un foro para participar en la discusión de esta pregunta.

  3. Feshicage

    ¿Cómo debe evaluar su pregunta?

  4. Mazatl

    ¡Es estupidez!

  5. Zuzil

    ¿Tienes migrañas hoy?

  6. Vukazahn

    Que respuesta tan agradable



Escribe un mensaje